Django Reinhardt

Django Reinhardt

   Conocer la vida de Django Reinhardt supone amar todavía más la música de Django Reinhardt. La primera vez que escuché al gitano belga fue en ese sublime homenaje al  jazz y al swing que es Acordes y desacuerdos de Woody Allen, una película en la que Sean Penn interpreta a un guitarrista magistral, bohemio, pendenciero, arrogante y mujeriego, que sin embargo no podía evitar emocionarse con la música del maestro. Django Reinhardt, Jean-Baptiste, llamado Django por su tribu de gitanos, nacido en un carromato y criado en cantos y bailes populares, sublime guitarrista, el más grande guitarrista de jazz, aún con dos dedos menos en su mano izquierda, o precisamente por eso. Su clave fue fusionar el swing con los ritmos folklóricos gitanos ―y versionando música clásica―, formando una melodía cálida y contagiosa. De él Jean Cocteau escribió: «Django muerto, es como una de esas fieras apacibles que se mueren en su jaula. Vivió como uno sueña vivir: en un carromato, seguía siendo un carromato. Su alma era itinerante y santa. Y sus ritmos le pertenecían como las rayas pertenecen al tigre, como la luz que irradiaba y como sus bigotes. Los llevaba en la piel…»

   Les dejo una de sus piezas más populares, «Minor Swing», sobre todo a raíz de un anuncio que se ha emitido últimamente por televisión. Su disco más importante, y prácticamente imprescindible, es Djangologie, con varios volúmenes.

Comentarios

comentarios