La decadencia del blog

La decadencia del blog

    Enrique García-Máiquez afirma en uno de sus últimos artículos que el blog es un soporte en crisis. Hace unos años fue el boom. Si tenías algo que decir tenías blog. Seguro. Después llegaron para quedarse las redes sociales. Más rápidas, más efectivas, más interconectadas y, en definitiva, más comunicativas. Ese fue el principio del fin del formato blog. ¿Cómo van a competir Blogger o WordPress con Facebook o Twitter? Es una lucha desigual.

    El propio Máiquez habla de otro artículo de Enrique Baltanás de hace más de un año en el que ya hablaba de este tema. Para Baltanás este proceso responde a una especie de profesionalización de la blogosfera ‒entiéndase de profesionales en general, no sólo en el uso de la palabra‒, pero Máiquez prefiere verlo como un proceso de literaturización, como si con el tiempo los blogs quedaran convertidos en cotos reservados para escritores. Eso sí, con el peligro cada vez más grande de las revistas digitales como símbolo del proyecto común.

    Sinceramente, llevo escuchando el discurso de la crisis de la blogosfera muchos años. Creo que la primera vez que lo leí fue allá por 2006 en Mangas Verdes. Entre 2008 y 2009 se escribieron tantos artículos sobre esto que prácticamente se convirtió en un género (solo por poner algunos ejemplos, podéis mirar aquí, aquí, aquí, aquí, aquí o aquí). Cierto es que en la actualidad quizá hay menos movimiento en los blogs, pero yo los sigo viendo todavía muy vivos. No paran de abrirse blogs nuevos y fácilmente alcanzan los cientos o los miles de seguidores. Por no hablar de la simbiosis que hay con las redes sociales.

    Yo, por mi parte, no sé por qué, pero ahora más que nunca tengo ideas y tengo ganas de seguir con el blog.

Comentarios

comentarios