Cosette por Émile Bayard en la 1ª edición de Los Miserables

Cosette por Émile Bayard en la 1ª edición de Los Miserables

   Tras la publicación de Los miserables Víctor Hugo deseaba saber si su novela estaba teniendo éxito, así que mandó un telegrama a su editor. Hasta aquí todo normal. Pero el telegrama de Hugo no contenía ni una sola palabra, solo un signo de interrogación «?». La respuesta del editor no se hizo esperar y fue tan concisa como el primer telegrama: un signo de exclamación «!». Así Hugo supo que su novela había sido un rotundo éxito. Es el intercambio de telegramas más corto que se haya enviado nunca.

   No deja de ser irónico teniendo en cuenta que Víctor Hugo llegó a escribir entre todas sus novelas unas 18.000 páginas, con casi 40 millones de caracteres. Y teniendo en cuenta que el telegrama fue a cuenta de Los miserables, una novela que en su edición íntegra francesa supera de largo las 1.000 páginas y que además contiene ‒según se dice‒ la frase más larga que jamás se haya escrito en una novela, una oración que, dependiendo de la traducción, ronda las 800 palabras.