El libro que no puede esperar

El libro que no puede esperar

   En una sociedad del usar y tirar, de prisas y consumismos y de obsolescencias programadas, la existencia de un libro que se autodestruye no debería ser motivo de sorpresa. Como la bombilla que se funde y se tira o el teléfono móvil que se queda anticuado y se cambia por otro de último modelo. Y sin embargo lo es. Los libros eran uno de esos pocos baluartes del slow como filosofía de vida. Comprar libros a patadas y dejarlos en la mesita de noche, porque hay otros libros que leer o cosas mejores que hacer. Ir dejando la lectura para para más adelante y que nunca llegue ese más adelante. A muchos lectores les resultará familiar esta situación

   Pues bien, la editorial argentina Eterna Cadencia ha ideado un libro con fecha de caducidad, «El libro que no puede esperar». El volumen en realidad es una reedición especial de un título que la editorial argentina ya había publicado, El futuro no es nuestro, una recopilación de relatos de autores noveles hispanoamericanos nacidos en las décadas de los 70 y los 80.

   Este curioso ejemplar, que se vende envasado al vacío, está impreso con una tinta especial que al contacto con el aire y la luz comienza a degradarse hasta acabar desapareciendo. Una vez abierto el libro, comienza la cuenta atrás: el lector dispondrá de dos meses para terminarlo antes de que sus páginas queden completamente en blanco. Un formato que es en sí mismo todo un mensaje: hay que leer autores contemporáneos antes de que sus obras desaparezcan. Así, no hay posibilidad de aplazar la lectura, aunque tampoco de releerlos.

   Lo que pretende la editorial con esta iniciativa es fomentar la lectura, y, desde luego, parece que cumple sobradamente con su objetivo. No son pocos los que han creído que «El libro que no puede esperar» es un ejemplar que se comercializa de verdad, cuando simplemente se trata de una campaña publicitaria que se ha viralizado a la velocidad de la luz (aquí puedes ver el anuncio). No sabemos si con la idea se habrá fomentado la lectura en general, pero desde luego, todo parece indicar que con este título lo ha conseguido.

Comentarios

comentarios