DNI electrónico

DNI electrónico

   La historia del DNI arranca en España el 2 de marzo de 1944. Antes de que entrase en vigor la única forma de tener un registro de los ciudadanos era a través de la Iglesia, que se encargaba de tomar nota en los libros parroquiales de todos los matrimonios y nacimientos y bautizos. En 1871 se aprueba una ley por la que el Estado pasa a registrar los datos de todos sus ciudadanos, independientemente de su religión.

   El estreno oficial del Documento Nacional de Identidad se produjo en el año 1951. El número 1 del DNI fue a parar al entonces Jefe del Estado Francisco Franco. El número 2 fue asignado a su mujer Carmen Polo y Martínez Valdés y el 3 a su única hija, Carmen Franco Polo. Los números del cuarto al noveno quedaron sin titular y desde el número 10 al 99 quedó reservado a la familia real, siendo el rey Juan Carlos el 10, la reina Sofía el 11, la infanta Elena el 12, la infanta Cristina el 14 y el príncipe Felipe el 15 ‒la niña bonita‒. El número 13 quedó excluido por pura superstición.

   Aparentemente tener un DNI bajo puede parecer sinónimo de estar cerca de la familia real o de ser alguien importante, pero no necesariamente es así. En un primer momento el DNI no era obligatorio y no todos los españoles lo tenían. Para tenerlos controlados, los primeros ciudadanos a los que se les asignó un número de DNI fueron presos y personas con libertad vigilada. A continuación se metió en el saco a varones con trabajos que implicaran una gran movilidad y después a varones de ciudades con más de 100.000 habitantes, y progresivamente se fue registrando a hombres de localidades entre los 25.000 y 100.000 habitantes. Las mujeres se dejaron para el final, empezando también por aquellas que tuvieran que viajar frecuentemente.

   Una última curiosidad. Hasta 1981 el Documento Nacional de Identidad incluía una casilla para clasificar a los ciudadanos según su nivel económico. Existían cuatro categorías, siendo la primera para los más ricos y la última para los llamados «pobres de solemnidad».

Comentarios

comentarios