Crânerie n°2

Crânerie n°2

   La obra de Till Rabus nace de la sorprendente unión de un hiperrealismo puramente fotográfico y de un surrealismo tremendamente daliniano. Sus delirantes cuadros se componen muchas veces a la manera de modernos bodegones en los que los más diversos materiales de desecho ‒restos de comida, bolsas de plástico, llantas, bragas sucias, chatarra, etc.‒ se combinan en un maravilloso y oscuro caos amalgamado que desprende energía y fuerza por cada centímetro del lienzo.

   El tema recurrente de la obra de este artista suizo, que vive y trabaja a caballo entre Neuchâtel y París, es la reflexión sobre los excesos consumistas de la sociedad capitalista, la decadencia del modo de vida actual y el deterioro medioambiental que provoca el ser humano. El escaso rastro de presencia humana en sus cuadros no deja de ser inquietante, a veces retratado por piezas, descompuesto, y completamente mezclado con la basura, a veces a través de la propia basura, que adquiere formas antropomórficas.

   La referencia al trabajo de Dalí es mucho que una simple evocación. Algunos de sus cuadros son un claro homenaje en el que emula al genio del surrealismo, como ocurre con su serie Surrealist camping lunch.

« 1 of 2 »

Comentarios

comentarios