Eneas Silvio Piccolomini, Pío II

Eneas Silvio Piccolomini, Pío II

   En los siglos XV y XVI hubo notables figuras dentro del humanismo que desempeñaron una valiosa labor por salvaguardar las artes y las letras de su tiempo y que finalmente consiguieron acceder al Papado. Uno de ellos fue el italiano Eneas Silvio Piccolomini, que más tarde acabaría convertido en el Papa Pío II. Miembro de una familia noble venida a menos Eneas Silvio se formó en el humanismo en algunas de las principales ciudades académicas: Siena, Ferrara ‒donde entró en contacto con otro futuro papa, Tomaso Parentucelli‒ y Ferrara. Una vez acabados sus estudios decidió entrar como secretario al servicio de importantes personajes dentro la Iglesia, algo que, a la larga, acabaría allanándole el camino para triunfar en una carrera eclesiástica.

   Sin embargo, Eneas Silvio no abrazó la religión hasta bien tarde, cumplidos los 40 años, por lo que algunos de los episodios de su vida sorprenden en alguien que terminaría convirtiéndose en Papa, sobre todo teniendo en cuenta la turbulenta época de intrigas, conspiraciones y traiciones que le tocó vivir. Tuvo numerosas aventuras amorosas que dieron como resultado, por lo menos, dos hijos ilegítimos. Sobre su relación con las mujeres dejó por escrito: «He conocido y amado a muchas mujeres […], pero en cuanto las conseguía me causaban gran fastidio. Tampoco si tuviera que casarme, me juntaría con una mujer cuyo trato no conociera». Además conspiró contra el Papa Eugenio IV y fue excomulgado por servir como secretario al antipapa Félix V, el duque Amadeo VIII de Saboya.

   Escribió numerosas obras entre las que destacan una autobiografía ‒es el único Papa con una‒ y, sobre todo, una novela erótica titulada Historia de dos amantes. Se puede decir que esta última obra, cuya primera edición impresa fue publicada por Ulrich Zel en Colonia entre 1467 y 1470, casi se convirtió en un best seller de la época, con más de 35 ediciones antes del año 1500 y más de 100 copias manuscritas. Se trata de una novela epistolar, ambientada en Siena, que narra la historia de amor entre Lucrecia, una mujer casada, y un hombre llamado Euryalus. Los personajes posiblemente estén inspirados en Kaspar Schlick, el canciller de Segismundo, emperador del Sacro Imperio y en una hija del anciano Mariano Sozzini, profesor de derecho de Eneas en la Universidad de Siena.

   Después de convertirse Pío II, Eneas Silvio se avergonzó de esta obra de juventud, cuya fama casi le precedía, y se retractó de su alocado pasado. En sus últimos años escribió una carta a un amigo en la que decía: «No deis más importancia al laico que al pontífice: rechazad a Eneas, acoged a Pío».

Comentarios

comentarios