Guía de viajes de la literatura clásica

Guía de viajes de la literatura clásica

   Si hay libros en los que la comida ocupan un lugar principal, también los hay en los que el espacio geográfico y los viajes son fundamentales. Muchas de las historias de esos libros no podrían concebirse sin el espacio en el que se desarrollan. Quién podría no pensar en el Quijote cabalgando por los caminos de la Mancha o enfrentándose a los molinos de viento. Algunos libros se desarrollan en espacios reducidos, en casas, y otros en descomunales mundos imaginarios ‒y más te vale no entrar en ellos sin un buen mapa‒, o por todo lo largo y ancho del nuestro, utilizando los escritores sus propios viajes como fuente de inspiración. A poco que nos detengamos en el recorrido de los personajes, es incluso posible hacer una guía de viajes literaria, como la que Gregor Weichbrodt, un estudiante de telecomunicaciones, hizo inspirándose en la novela En el camino de Jack Kerouac.

   La guía de Weichbrodt resulta un tanto tediosa porque no es más que una enumeración de ciudades, carreteras e itinerarios. Sin embargo, la aerolínea Cheapflights ha creado, en una infografía muy visual y atractiva, una pequeña guía de viajes inspirada en la literatura clásica. Cada libro se acompaña de su portada, una fotografía del espacio geográfico donde se desarrolla y una pequeña descripción. He cortado la infografía para que sea más fácil de ver y de traducir.

El mundo perdido

El mundo perdido

El mundo perdido de Sir Arthur Conan Doyle (1912)

Se dice que la inspiración real para el misteriosamente preservado parque jurásico descrito en la novela es la meseta de Huanchaca, en el parque nacional Noel Kempff Mercado, Bolivia. Aunque los dinosaurios, los indios y los hombres-mono podrían no encontrarse, los viajeros no estarán decepcionados con el extenso territorio para explorar; incluyendo selvas, pantanos y sabanas.

En el camino

En el camino

En el camino de Jack Kerouac (1957)

La clásica novela Beat de Kerouac ha inspirado a generaciones de mochileros existencialistas a seguir sus pasos a través de América. Muchos seguidores empiezan su viaje en Bear Mountain, descrito por Kerouac como «lúgubre y nublado». De hecho, este es un popular destino de descanso para viajeros que quieren hacer senderismo, ir en bicicleta, acampar y pescar. Este es solo uno de las muchas joyas que pueden encontrarse en esta ruta.

Romeo y Julieta

Romeo y Julieta

Romeo y Julieta de William Shakespeare (1597)

La inmortal tragedia de Shakespeare ha conseguido que la ciudad italiana de Verona se una para siempre con el amor. Los viajeros pueden visitar el balcón de Julieta en su casa, para ver dónde estaba ella cuando Romeo le declaró su amor. O para los más trágicos la tumba de Julieta en la cripta del convento de San Francesco al Corso. Fueran o no los dos amantes solo producto de la imaginación de Shakespeare, Verona consigue llevar la clásica historia de amor a la vida real.

La playa

La playa

La playa de Alex Garland (1996)

Popularizada por la película de Danny Boyle película con el mismo nombre, Hat Maya, la principal playa en la tailandesa isla de Koh Phi Phi Leh es hoy menos un secreto y más un conocido destino turístico. Sin embargo, a pesar de la falta de aislamiento, los visitantes pueden todavía disfrutar de la impresionante belleza de la isla, desde sus aguas poco profundas y sus acantilados hasta su azucarada arena blanca.

Drácula

Drácula

Drácula de Bram Stoker (1897)

El Desfiladero del Borgo está injustamente unido al Conde Drácula, ya que fue aquí de acuerdo con la novela donde se podía acceder a la amenazadora fortaleza del vampiro. Desde la seguridad de la luz del día, sube por los Montes Cárpatos, donde uno puede disfrutar de una vista espectacular de las profundas gargantas, los campos verdes y las aldeas soñolientas.

El gran Gatsby

El gran Gatsby

El gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald (1925)

Establecido en el East Egg y en el West Egg en Long Island, sirve para ver cómo el modo de vida de las mansiones de la orilla norte de Long Island inspiró a F. Scott Fitzgerald. Solo a un pequeño viaje desde Nueva York, muchas mansiones están abiertas al público. Los visitantes pueden entrar en el decadente mundo del Art Deco americano y probar el modo de vida de los ricos y famosos.

Asesinato en el Orient Express

Asesinato en el Orient Express

Asesinato en el Orient Express de Agatha Christie (1934)

Desarrolla tu Hércules Poirot interior mientras viajas a través de Europa con estilo. Aunque la ruta exacta ha cambiado, los viajeros todavía pueden experimentar la aventura y el glamour del clásico coche-cama del Simplon Orient Express. Más allá de la belleza de los coches de antaño, los viajeros pueden disfrutar de una variedad de vistas, las ocupadas ciudades, los ociosos pueblos y la poética campiña.

La isla

La isla

La isla de Victoria Hislop (2005)

La histórica historia de amor está situada en la isla de Spinalonga, frente a la costa de Creta. La isla fue el hogar de la última colonia europea para leprosos, y desde 1957 ha estado deshabitada. Los visitantes pueden ahora disfrutar de la fascinante historia de la isla, visitando numerosas ruinas de iglesias, estructuras de fortalezas y residencias.

El corazón de las tinieblas

El corazón de las tinieblas

El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad (1899)

Joseph Conrad viajó hasta el río Congo en 1890 y sus viajes inspiraron la controvertida y muy analizada novela El corazón de las tinieblas. Aunque las descripciones de Conrad del Congo son intensas, muchos viajeros aventureros pueden viajar por el río y experimentar por ellos mismos el increíble escenario natural. La ruta por el río descubrirá pueblos y asentamientos aislados, bosques vírgenes y una diversidad de fauna.

El Quijote

El Quijote

El Quijote de Cervantes (1605)

El ingeniosos caballero don Quijote de la Mancha ‒para dar a la novela su título completo‒ está considerado por muchos como una de las mejores obras literarias. La apreciada historia se sitúa en la Mancha, una elevada meseta en el centro de España donde extensas planicies, pequeñas montañas e icónicos molinos sacarán el lado romántico incluso de los más fríos.

Robinson Crusoe

Robinson Crusoe

Robinson Crusoe de Daniel Dafoe (1719)

La novela de Daniel Defoe estaba inspirada en la historia real de un náufrago del siglo XVIII, pero la verdadera isla de Robinson Crusoe tiene poco parecido a su homóloga de ficción. Casi 700 kilómetros frente a la costa de Chile, la isla está frecuentemente envuelta en niebla. Los viajeros que busquen otro idílico viaje al estilo de Crusoe podrían visitar Monuriki, una isla deshabitada en el Océano Pacífico, famosa localización de Naúfrago de Tom Hank, que es una adaptación libre del clásico de Defoe.

Crimen y castigo

Crimen y castigo

Crimen y Castigo de Fyodor Dostoyevsky (1886)

Crimen y Castigo se desarrolla en la severa San Petersburgo en la década de 1860. Caminar tras los pasos de los personajes del libro, a través de retorcidos callejones y canales, es un fantástica forma alternativa de conocer la ciudad. Puedes visitar muchos de los lugares mencionados en la novela e incluso caminar los 730 pasos desde donde Raskolnikov vivía hasta donde se llevó a cabo el asesinato.

Cumbres borrascosas

Cumbres borrascosas

Cumbres borrascosas de Emily Brontë (1847)

Este pintoresco pueblo en West Yorkshire es donde las famosas hermanas Brontë vivieron y escribieron. Ideal para pasear, los visitantes pueden dirigirse a la iglesia que mantiene la cripta familiar y desde aquí subir a la catarata Brontë. También hay que destacar Top Withens, las cercanas ruinas de una granja donde se supone que se desarrollan Cumbres borrascosas.

Comentarios

comentarios