Ficción realista Vs Ficción no realista

Ficción realista Vs Ficción no realista

   Desde hace mucho tiempo me preocupa bastante un hecho: la catalogación de determinados contenidos de ficción como «no realista» o incluso como fantasía por el hecho de que no sea algo real.

   Obviamente no hay ficción real. La definición de ficción parte del hecho de que no ha existido previamente, y que el hecho o historia descrito no es real. Por supuesto puede haber sido inspirado, transcrito o basado en algo real. De ese modo podemos catalogar a toda la ficción como no real, por no haber ocurrido, y porque no ocurrirá. No existe la ficción real, porque la ficción implica el inventar una historia o contenido, y todo lo inventado ‒aunque sea posible que llegue a ocurrir de un modo similar‒ nunca ocurrirá de modo fideligno. Y dentro de esto ‒la ficción‒ cabe todo: fantasía, ciencia ficción, onírica, terror sobrenatural,…y básicamente toda la literatura que no se haya basado en registros exactos de cómo ocurrió lo narrado.

   Ahora vamos a la parte del realismo. El realismo no tiene una relación directa con el hecho de que determinado contenido sea real, sino de que «se ajuste a la realidad». Pongo el ejemplo de RoboCop ‒aunque la verdad es que nunca me gustó‒ porque de ajusta perfectamente a un contenido no real pero sí realista.

   Desgloso, por si alguno ya se ha perdido a estas alturas. RoboCop (1) es un ser humano ficticio ‒no real‒ que sufre un accidente no real y que es operado para ser convertido en un cyborg ‒de nuevo no real‒. No obstante hoy en día sabemos que la idea de un cyborg es factible con la fisionomía humana, de modo que es plausible que en un periodo de 50 a 500 años podamos fusionar máquina y ser humano a todos los niveles.

   Por supuesto la película (2) no es realista con los plazos temporales: en esa fecha ‒2015‒ no será posible la fusión organometálica. No obstante el realismo de la película parte del hecho de que RoboCop (1), como mitad hombre mitad máquina que es está ligado a las leyes físicas. A saber: no puede volar sin propulsión, no puede leer mentes, no puede viajar en el tiempo, ni detenerlo, no puede superar la velocidad de la luz,…y un largo etcétera que también condiciona la vida humana moderna y el resto de partículas del universo.

   Podemos concluir, por tanto, que RoboCop, de haberse ambientado en un futuro con un horizonte más amplio, hubiese cumplido no ser real y ser realista.

   Pero hay contenidos que pueden ser catalogados como realistas bajo determinadas condiciones. Otro ejemplo es la saga de libros Ilión/Olympo, de Dan Simmons. Dentro de estos libros de define a dos razas curiosas: por un lado los moravecs, evolución natural y autoconsciente de los robots que se supone enviaremos en algún momento a explorar nuestro Sistema Solar; y los posthumanos, avanzados humanos modificados a nivel genético capaces de TCearse ‒es un tipo de Teletransporte Cuántico‒ a cualquier lugar.

   De nuevo, obviamente, nos encontramos ante una obra de ficción no real, pero la sutileza del no-realismo se nos escapa por tratarse de un mundo tan extraño. No podemos negar que es posible que, en algún momento, los moravecs existan. Lo cierto es que parecen inevitables y de mucha ayuda en la exploración espacial, y la robótica moderna va en esa dirección. Son realistas, además, porque no rompen las leyes físicas del mundo en el que viven. Pero tenemos por otro lado los posthumanos (3), dioses en comparación con nosotros, provistos de una tecnología que no sabemos si llegará a existir. ¿Son realistas? Yo voto que depende. Depende de si definimos realista como lo aceptable bajo una serie de condiciones presentes. Para su mundo o creación son realistas, dado que dentro de unas reglas se comportan de ese modo, de un modo realista.

   Te estarás preguntando qué obra de ficción no real tiene personajes que, según unas reglas básicas del universo en que están insertos, no son realistas. Para ello basta con ver cualquier película americana, donde las leyes físicas o de resistencia del cuerpo humano para los buenos difieren de la de los malos. Así, los buenos saltan más, son más listos, sus pistolas se recargan automáticamente gracias a intervenciones divinas y desafían al tráfico conduciendo kilómetros donde el conductor más experimentado del mundo se hubiese estampado contra una farola. Esto es el mundo de la fantasía, donde se da lo que no puede existir. Lo más curioso es que casi todo el cine es fantástico sin que aparezcan dragones de por medio.

   Os dejo con la pregunta: ¿Es Matrix realista basado en su propio sistema de leyes y mundos dentro de mundos o por el contrario se trata de una ficción no realista sobre algo que resultará imposible?

Comentarios

comentarios