La inmortalidad virtual en humanos

La inmortalidad virtual en humanos

   Iniciativa 2045, así se llama el proyecto que podría lograr traspasar la barrera de la muerte y cambiar la vida por completo tal y como la conocemos. El proyecto que lograría la singularidad entre humano y máquina y llevaría por vez primera la vida mortal a la clasificación de inmortal. Hace un tiempo os hablé en este mismo blog acerca de la Turritopsis Nutricula, el único ser vivo inmortal conocido hasta la fecha. Muchos humanos han anhelado desde tiempos lejanos obtener esa inmortalidad extraña, pero quizá reconfortante, de la que es capaz de hacer uso la Turritopsis Nutricula.

   Dmitri Itskov, un multimillonario empresario ruso, está dispuesto a lograr este objetivo con su, cuanto menos, interesante proyecto. Anunciado a principios de 2012, Iniciativa 2045, pretende alcanzar la inmortalidad virtual en humanos para, ni más ni menos, el año 2045. ¿Y cómo? Pues con una serie de pasos y fases tecnológicas que se llevarán a cabo el próximo año 2015. La iniciativa quiere comenzar el año siguiente con su proyecto, para, a lo largo de 30 años, ir cumpliendo sus fases progresivamente y alcanzar con éxito su meta final. Itskov, que tiene dinero, pero necesita apoyo de más gente para su idea, ha contactado por escrito a las personas más pudientes y adineradas del mundo para contarles su plan, y recibir así los recursos necesarios con los que poder comenzar. Al parecer ya ha hablado hasta con 1.266 de las personas más ricas de la lista de Forbes para proponerles la idea. El conocido millonario, experto tecnólogo y futurista, Raymond Kurzweil, por ejemplo, aceptó unirse a la iniciativa.

   Pero vamos por partes. Estoy seguro de que pensáis que todo esto es un poco caótico y surrealista. Podríamos estar hablando de un texto de ciencia ficción, pero nada más lejos de la realidad. La Iniciativa 2045 constará de 4 fases diferenciadas. La primera de ellas, conocida como: «Cuerpo A» o «Avatar A» tendrá lugar entre los años 2015 y 2020. En este periodo, los ya 30 científicos que estudian el proyecto quieren lograr que el cerebro humano sea capaz de controlar robots o prótesis mecánicas humanas a distancia, a través de los impulsos eléctricos del cerebro. Además, también crearán los primeros prototipos de avatares y su respectiva producción en masa.

Fases de la Iniciativa 2045

Fases de la Iniciativa 2045

   La segunda etapa, conocida como «Avatar B» transcurrirá en otros cinco años, desde 2020 hasta 2025. En dicha fase entra en juego directamente la vida humana, pues intentarán extirpar un cerebro humano y mantenerlo con vida en un cuerpo robótico de aspecto similar. El objetivo después, si el cerebro responde, sería el de que interaccione con el entorno tal y como lo hacía con anterioridad en vida. Lo que vendría siendo pasar el cerebro a un cuerpo totalmente nuevo y mantenerlo vivo y consciente. Además también se empezarían a comercializar las primeras versiones de un cuerpo B.

   La tercera etapa: «Avatar C», de igual duración que las dos anteriores, comprendería los años 2030 hasta 2035. En esta fase se investigaría la creación de un cerebro virtual que sea capaz de pensar por si mismo creando inteligencia artificial y generando su inmortalidad basada en autosuficiencia y evolución, como si fuera un cerebro humano, pero incluso con la ventaja de poder modificar y corregir patrones de conducta superando los niveles de aprendizaje del cerebro humano. La finalidad última de este cerebro virtual, sería la de jugar el papel de huésped, en el que se transferirían todos los aspectos de la personalidad, recuerdos y habilidades de una persona en la etapa final de su vida natural.

Dmitri Itskov

Dmitri Itskov

   Teniendo todo esto, y suponiendo que las tres anteriores fases hayan sido todo un éxito, comenzaría la cuarta y última de ellas: «Avatar D», en el año 2040, para finalizar previsiblemente en 2045. Esta última fase de la iniciativa aspira a que los cerebros virtuales se complementen por completo con un cuerpo virtual y que sea capaz de prescindir de un cuerpo de robot físico. Sería algo parecido a la representación holográfica en cuerpo y mente, y puede que incluso con la habilidad de teletransportarse de un lugar a otro por primera vez.

   Hasta el momento se desconoce por completo si el proyecto será un rotundo éxito o un estrepitoso fracaso, sea como sea, la iniciativa de Dmitri Itskov plantea muchas preguntas e incógnitas. ¿Lograrán de verdad conseguir sus objetivos y llevar la vida humana a separarse de su naturaleza mortal? ¿Traspasarán las barreras de la inmortalidad y llegaremos algún día a esquivar la muerte? Estoy seguro de que estas y más preguntas solo podrán ser respondidas con tiempo, pues es lo que hace falta. De momento tan solo podemos seguir de cerca los avances en la propia página web del proyecto, e incluso apoyarlo haciendo una donación. Quizá estemos ante uno de los cambios más grandes jamás conocidos en la historia, ya no solo humana, sino universal.

Comentarios

comentarios