FingerReader

FingerReader

   Uno de los vicios relacionado con la lectura que se suele intentar corregir en los niños durante su paso por la escuela es el de utilizar el dedo para seguir los renglones y evitar así saltarse líneas y perderse al leer. Se supone que el lector, a medida que crece y va alcanzando autonomía lectora, debe ser capaz de seguir las palabras solo con la vista, ajustándose a lo comúnmente aceptado. Sin embargo, investigadores del Media Lab del MIT acaban de presentar un dispositivo, el FingerReader, cuyo funcionamiento nos puede llevar a retomar la costumbre de leer utilizando el dedo índice.

   Como se puede ver en el vídeo de presentación del proyecto, se trata de una especie de anillo que permite escanear una línea de texto a medida que el dedo va pasando por encima de ella para, a continuación, transmitir de forma oral las palabras que la componen. Utiliza un algoritmo que puede detectar si el lector se desvía de la línea que vaya siguiendo y ayuda a que el movimiento del dedo sea el adecuado.

   Lo que cabe preguntarse a estas alturas es: ¿de verdad era necesario un anillo que lea por nosotros en lugar de hacerlo nosotros mismos? Pues lo cierto es que sí. Inicialmente el dispositivo está pensado para permitir el acceso a textos impresos a personas con discapacidad visual ‒aproximadamente un 3% de la población‒, aunque no se descartan otras posibles funcionalidades, como facilitar la lectura a las personas con dislexia, a estudiantes de un segundo idioma, a turistas que necesitan traducción puntual o rápida, a niños pequeños que aprendan su primera lengua o incluso a personas que se recuperen de algún trauma cerebral.

   FingerReader es todavía un prototipo en fase de desarrollo, pero desde el Media Lab se espera que en período de entre uno y dos años pueda comercializarse.

Comentarios

comentarios