Harlan Ellison, a punto de sonreír o arrancarte la yugular en cuanto acabe la dedicatoria

Comentarios

comentarios