Rudolf Abel en 1957

Rudolf Abel en 1957

   Tras el gran éxito de su debut literario Los desnudos y los muertos, en 1951 Norman Mailer escribe su segunda novela, Costa bárbara. La obra nos cuenta la historia de un joven que alquila una habitación en un edificio de apartamentos de Brooklyn con la intención de escribir una novela. En un momento determinado a Mailer se le ocurrió introducir en la trama a un espía ruso encubierto que vivía en el mismo edificio que el joven escritor y a medida que fue escribiendo el libro el personaje poco a poco fue adquiriendo tanta relevancia que acabó convirtiéndose en uno de los protagonistas.

   Pues bien, con esta novela, que tuvo una mala recepción por parte de la crítica y que no se vendió demasiado bien, Mailer consiguió de alguna manera adelantarse a la realidad, porque seis años después de que fuera publicada el FBI arrestó a un espía ruso llamado Rudolf Abel que vivía en el mismo edificio que Mailer, en Brooklyn, solo un piso por encima del apartamento donde este había escrito Costa bárbara.

   Por cierto, en el mismo edificio vivía también Arthur Miller, aunque, que se sepa, Mailer no ha escrito ninguna novela sobre dramaturgos.

Comentarios

comentarios