Mapa del condominio de Moresnet

Mapa del condominio de Moresnet

   El condominio de Moresnet (Neŭtrala Moresneto) fue una entidad territorial que existió entre los años 1816 y 1919 , un pequeño territorio de apenas 3,5 km² situado al sur del monte Vaalserberg, cerca de la histórica ciudad de Aquisgrán, entre los actuales territorios de Bélgica y Alemania. Se constituyó como territorio neutral debido a que sus países vecinos no fueron capaces de decidir a cual de ellos correspondía su soberanía, así que adoptando una medida tan diplomática como original –por lo poco ensayada a lo largo de la historia, en la que casi siempre se prefiere el conflicto al consenso– terminaron por compartir la misma.

   El origen del condominio lo encontramos en el contexto del Congreso de Viena (1814-15), que supuso una gran reorganización territorial tras las Guerras Napoleónicas (1792-1815) que arrasaron gran parte del continente europeo y reconfiguraron sus fronteras. En las reuniones de Viena, entre otras muchas cuestiones, se convino que la frontera entre el nuevo Reino Unido de los Países Bajos y el Reino de Prusia seguiría la tradicional delimitación entre ambos territorios, pero el descubrimiento de una rica mina de zinc entre las poblaciones de Moresnet y Neu-Moresnet, llevó a que las potencias vecinas fijaran su atención en este pequeño territorio. En primera estancia no se llegó a ningún acuerdo, pero en 1816 las arduas conversaciones devinieron en un salomónico acuerdo que llama poderosamente la atención, pues en aquella Europa resentida y beligerante, no solían tener cabida tan equitativas soluciones. Mientras que el pueblo de Moresnet pertenecería al Reino de los Países Bajos, Neu-Moresnet formaría parte del dominio prusiano. El territorio entre ambos en el que se encontraba el pueblo de Kelmis (La Calamine en francés) y la deseada mina se compartirían, estableciéndose una administración conjunta. En 1830, Bélgica se escindió del Reino Unido de los Países Bajos y el nuevo país asumió de facto el condominio sobre Moresnet, si bien Holanda nunca llegó a reconocer la transmisión de estos derechos sobre el territorio neutral.

   Se decidió que el gobierno del territorio sería ejercido por las dos potencias a través de comisionados, aunque con posterioridad Moresnet alcanzó mayor grado de autonomía cuando pasó a ser regida por un alcalde y un consejo. Aunque este territorio al sur del monte Vaalserberg era de unas dimensiones muy reducidas, se convirtió en un polo de atracción de inmigrantes de los países que lo rodeaban a causa de su actividad minera. Su población pasó de poco más de 250 habitantes en 1815 hasta casi los 4700 antes del estallido de la Gran Guerra. La vida social y la economía del territorio estaba definitivamente condicionada por la actividad de la compañía minera de la Vieille Montagne.

Mina de zinc de Kelmis por Jean Baptiste Bastiné (1843)

Mina de zinc de Kelmis por Jean Baptiste Bastiné (1843)

   Otra de las facetas de la relativa prosperidad alcanzada por el condominio fue su carácter neutral. Desde el punto de vista comercial presentaba ventajas arancelarias al abolir las tasas de intercambio con sus países vecinos. También existía una presión fiscal baja en comparación que la de los territorios que lo rodeaban y el coste de vida también era más bajo que el de sus países vecinos. Estos los proveían de servicios públicos que requerían de una estructura logística y organizativa importante, como por ejemplo, el de correos. Este modelo fue similar al que actualmente podemos encontrar en el Principado de Andorra. Existieron también varios colegios y un hospital dentro de las fronteras de Moresnet. Respecto a las divisas, circularon con normalidad la francesa, la belga, la holandesa y la alemana. En 1848 aparecieron algunas monedas propias de Moresnet, aunque parece ser que su uso y difusión no fueron generalizados. Los nacidos en el condominio no tenían ninguna nacionalidad, eran considerados apátridas y por tanto no habrían de servir en ningún ejército, según las convenciones legales de la época. Del mismo modo, fuera de las fronteras del pequeño territorio neutral, no existía embajada alguna que los amparase.

   La historia del condominio estuvo íntimamente ligada a la de la explotación minera. Hacia el 1885, la producción de la mina había disminuido bastante, de modo que las autoridades de Moresnet buscaron alternativas para que el territorio pudiese seguir siendo sostenible e independiente. Con respecto a los servicios, el doctor Wilhelm Molly (1838–1919), médico y filatélico, trató de organizar el de correos y llegó a generar incluso sellos propios. Bélgica se apresuró a frustrar estos intentos.

   Desde el punto de vista económico, también se trató de perpetuar la autonomía. Se creó un casino y varias destilerías, aunque las potencias vecinas del condominio, no permitieron que estas iniciativas prosperasen. Queriendo incidir en el carácter neutral e independiente del pequeño territorio, el doctor Molly en 1908 propuso una llamativa medida: Moresnet sería el primer estado esperantófono del mundo. El Neŭtrala Moresneto –Moresnet Neutral–, llegó a contar con un himno propio en esperanto y el idioma llegó a alcanzar una importante difusión y predicamento en la sociedad de Kelmis. El Congreso Mundial de Esperanto de 1908 celebrado en la ciudad de Dresden, declaró al condominio capital mundial del idioma creado por Zamenhof.

   A pesar de estos intentos, el Moresnet Neutral estaba condenado a la desaparición. Sus potencias vecinas durante algún tiempo permitieron la existencia de aquella rareza geopolítica, pero con la llegada del nuevo siglo y el recrudecimiento de los nacionalismos que acabarían por explotar en la Gran Guerra, la pervivencia del condominio cada vez peligraba más. Prusia, ya constituida como Imperio Alemán, comenzó a tensar la situación cada vez más, llegando a acusar al pequeño territorio de sabotaje y atacando a sus autoridades desde el ámbito administrativo. Cuando el conflicto se desencadenó en 1914, Alemania invadió Bélgica, pero en primera instancia respetó Moresnet, que según Clarke Musgrave quedó como «un oasis en un desierto de destrucción». Un año después lo incorporaría a su territorio sin el reconocimiento internacional. El armisticio de 1918 obligó a los alemanes a retirarse del territorio belga y también del condominio. Los Acuerdos del Tratado de Versalles (1919), pusieron fin a casi un siglo de neutralidad, asignando el territorio a Bélgica. El Moresnet belga fue rebautizado como Kelmis-La Calamine. Durante la Segunda Guerra Mundial de nuevo fue invadido por Alemania, pero el territorio fue devuelto a Bélgica en 1944. Posteriormente, en los años setenta del siglo pasado, Kelmis pasó a formar parte de la Comunidad Germanófona de Bélgica, entidad que comprende ciertos territorios al este del país y en la que se integra la menor de las tres comunidades históricas –junto con flamencos y valones–, que forman parte del país.

Postal de Moresnet (1900)

Postal de Moresnet (1900)

   Actualmente se puede visitar el Gölhtal Museum en Neu-Moresnet, un pequeño museo en el que se pueden encontrar sellos, monedas, fotografías y mucha información sobre la historia del condominio, que fue capaz de mantener su neutralidad en una de las áreas más convulsas de aquella inestable Europa durante un siglo. Para profundizar más en la historia de Moresnet, seguir este link.

Comentarios

comentarios