Alexander Prokopovich con la novela Amor verdadero

Alexander Prokopovich con la novela Amor verdadero

   ¿Podría llegar a escribir un programa informático una novela? Ese, al menos, es el objetivo de NaNoGenMo, la versión de NaNoWriMo para programadores que buscan un software que sea capaz de escribir una novela que pueda engañar a los lectores haciéndoles pensar que ha sido escrita por un ser humano. Sin embargo, años antes de que tuviera lugar el primer NaNoGenMo, concretamente en 2008, un programa informático consiguió el reto de escribir una novela completa de 320 páginas.

   La novela, titulada Amor verdadero, es una reelaboración del Anna Karenina de León Tolstói con el estilo de Haruki Murakami. Además la mezcla incluye además material de otras 17 obras literarias de autores rusos y extranjeros de los siglos XIX y XX. El argumento gira en torno a unos personajes que se encuentran en una isla deshabitada y que han perdido parte de su memoria, por lo que se ven obligados a volver a crearse a sí mismos y a construir nuevas relaciones entre ellos.

   La idea partió de la editorial rusa Astrel SPb, que durante ocho meses reunió a un equipo de programadores y filólogos para crear un programa llamado PC Writer 2008. En primer lugar los filólogos elaboraron fichas para cada personaje describiendo su apariencia, vocabulario, retrato psicológico y otras características. Como la primera versión de la novela todavía presentaba importantes deficiencias, el equipo trabajó en una segunda versión, que fue generada en solo tres días.

   Consciente de la polémica surgida a raíz del libro, Alexander Prokopovich, editor jefe de Astrel Spb, advirtió que el software no pretende en ningún momento sustituir a los escritores. Más bien sería como una especie de Photoshop, que solo podría funcionar siguiendo las instrucciones de un usuario. En ese sentido, más que para escribir libros completos, un programa de tales características serviría para aligerar muchas de las labores editoriales y abaratar costes, aunque Prokopovich no descartaba publicar nuevas novelas generadas por ordenador.

   Y parece que el éxito del programa informático fue tal que muchos de los críticos que leyeron la novela afirmaron que era imposible creerse que la novela hubiera sido totalmente generada por ordenador. Prokopovich se apresuró a salir al paso de esta crítica afirmando que el resultado final sí tiene un componente humano ya que antes de ser publicada el manuscrito fue sometido a un proceso de corrección semejante al que se realiza con cualquier novela.

Comentarios

comentarios