Thom Yorke, el compositor de la canción

Thom Yorke, el compositor de la canción

   El ser humano tiene una cierta atracción hacia las cosas inusuales que se salen fuera de lo común. Siempre vamos un paso mas allá, y siempre nos gusta estar ahí para presenciarlo. La ambición parece no conocer límites. Ya lo hemos visto otras veces en el blog con ejemplos tan claros como la película más larga del mundo que durará 30 días o la novela más larga del mundo. Hoy, para asombro de todos, y porque la industria musical también pedía a gritos un hueco entre las demás excentricidades (si no tenemos en cuenta el mastodóntico proyecto de la composición musical que pretende durar mil años), nos encontramos con la canción que dura nada más y nada menos que 18 días completos. Un total de 432 horas de música totalmente original sin repeticiones ni bucles preestablecidos.

   El genio tras la composición de esta monumental obra de arte, como no podía ser menos, es el siempre enigmático y creativo Thom Yorke, líder de la banda británica Radiohead. La canción tiene su razón de ser, y es que la pieza es la encargada de ambientar la exposición del artista y escritor inglés Stanley Donwood (el propio responsable de crear los diseños para los discos de Radiohead desde el álbum The Bends). Debido a este acto, Yorke se puso a trabajar mano a mano con Donwood como otras veces para crear algo totalmente novedoso y sin precedentes. Su canción, que dura exactamente lo que dura la exposición de Stanley, se reproduce durante 18 días enteros, desde el pasado 21 de mayo, hasta el próximo 6 de junio en la ciudad de Sidney. Desgraciadamente, todos los curiosos que queramos escucharla tendremos que aguantarnos, porque la canción no será editada de cara al público, y tan solo puede ser escuchada en la propia exposición de Donwood llamada The Panic Office.

La exposición The Panic Office

La exposición The Panic Office

   Esto de las canciones largas no es una novedad en la industria. Ya hemos visto antes a otros grandes artistas experimentando en esto del arte de crear música. Como por ejemplo los estadounidenses The Flaming Lips que publicaron hace unos años I found this star on the ground, una canción que dura un total de 6 horas. No tan larga es The Sacrilege of Fatal Arms de Devil Doll, que dura 79:05 minutos. De cerca le sigue a esta The Whirlwind de Transatlantic con 77:54 minutos o Delirium Còrdia de Fantômas con sus 74:17 minutazos, entre muchas otras locuras musicales. Pero desde luego, pocos pueden alardear de ser los creadores de una canción que dura 18 días. Con gente tan ambiciosa por el mundo, vamos a tener que empezar a planear nuestras agendas para tener tanto tiempo que dedicarles. Por el momento, nos contentamos con un pequeño vídeo de casi 4 minutos de la exposición de Stanley en la que se deja oír la obra sin nombre de Yorke.

Comentarios

comentarios