Leer en la pantalla de un reloj

Leer en la pantalla de un reloj

  Basta con echar un vistazo a cualquier medio de transporte público para darse cuenta de que cada vez hay un mayor número de usuarios que usan libros electrónicos para leer. Pero desde hace algún tiempo, si se observa con un poco más de atención, se están empezando a ver también lectores que utilizan otra clase de dispositivo distinto al libro en papel o al clásico eBook. Me refiero a personas que usan su smartphone no solo para navegar por Internet, que es lo más habitual, sino para leer libros enteros. ¿Es posible leer un eBook entero en un smartphone? Aunque la experiencia de lectura es mucho más engorrosa porque incluso en un smartphone grande la pantalla es demasiado pequeña para que leer sea cómodo, tiene la ventaja de que no necesitas ir cargando con más dispositivos y de que puede servir para cubrir una repentina urgencia de lectura

   Ahora bien, ¿te imaginas leer en algo todavía más pequeño como un reloj? Con la aparición del smartwatch leer en la pantalla de un reloj ha pasado de posibilidad a ser una realidad y ya se están desarrollando tecnologías para que pueda ocurrir.

Leer en la pantalla de un reloj

Leer en la pantalla de un reloj

   El principal problema que presenta leer en un reloj son las reducidas dimensiones de la pantalla. Es cierto que hoy en día todas las aplicaciones de lectura permiten aumentar el tamaño de la fuente, pero esto hace que leer se vuelva algo muy pesado. Para solucionar este problema se ha desarrollado una tecnología llamada ORP ‒Optimal Recognition Point‒, que, como puede verse en el vídeo de presentación, muestra una sola palabra en la pantalla y que cuando se lee es rápidamente sustituida por la siguiente, y así hasta completar un libro entero. Esto permite rentabilizar todo el espacio de la pantalla ya que la fuente está al mayor tamaño posible.

   Es muy posible que el concepto te suene a las aplicaciones que miden la velocidad de lectura. De hecho, la compañía que ha puesto en marcha este proyecto es Spritz, que también ha desarrollado una de esas aplicaciones. Ha sido Farago Design la compañía encargada de adaptar la idea de Spritz a los relojes. Según la propia Spritz, independientemente de la ventaja que supone el espacio que se ahorra al leer en un reloj, esta forma de lectura tiene múltiples beneficios, aunque es cierto que al principio parece complicado y cuesta algunos minutos acostumbrarse.

Comentarios

comentarios