El Club de los Imberbes

El Club de los Imberbes

   Nos encontramos El Club de los Imberbes, un grupo de chicos reunidos para disfrutar y crear poesía, y yo en Jaén. Los llegué a conocer a través de un evento en Facebook e inmediatamente sentí cierta curiosidad por un evento cultural de estas características. ¡Cuál fue mi asombro al ver su recorrido! Me encuentro con cuatro chicos llenos de energía cultural e ilusión. Os presento al Club de los Imberbes. Esta es su historia.

¿Cómo surgió El Club de los Imberbes?

Nos conocimos en el slam y nos debemos a ello. Teníamos entre quince y dieciséis años. Pensamos que el slam ejercía una gran presión por lo que empezamos a reunirnos de forma esporádica pero cambiando algunas cosas: no había ni puntuación, ni jurado, ni tenías por qué salir en el cártel. Algo libre, sin presión. No queríamos un público, queríamos estar todos bajo las mismas condiciones y a día de hoy queremos que seamos un todo donde todo el mundo participe.

¿Quiénes forman parte de ese club?

Cualquiera que se anime a participar con la lectura de sus poesías. Si tú te atrevieras a leer, por ejemplo, ya formarías parte de él.

Antes hemos hablado un poco de cómo surgió El Club de los Imberbes pero contadme un poco el inicio.

En su origen, pretendíamos que fuera algo íntimo entre amigos donde se dejara atrás la vergüenza de escribir y leer. Algo donde todos hiciéramos lo mismo. Empezamos de forma progresiva, incluyendo juegos, pero el círculo se fue ampliando ya que iba viniendo cada vez más gente; se fue dando publicidad y era o todo o nada.

En el documental de Criados cuesta Arriba, Batania Neorrabioso, dice que la novela es un género de madurez y la poesía, en cambio, es de adolescencia y juventud. ¿Desde vuestro punto de vista qué hay de cierto en eso? ¿Por qué?

Escribimos por necesidad. Soltar la carga. La forma de escribir de un adolescente es más visceral, necesita descargar sus pensamientos. La novela lleva una planificación, todo medido, la unión más compleja de los personajes y sus descripciones y la necesidad de la constancia. En cambio, la poesía es como un confesionario. Convulso.

¿Abordáis algún otro género en la creación literaria?

Principalmente microcuentos, esa idea de meter tanto en tan poco espacio es brutal y relatos breves.

¿Qué opináis, en líneas generales, de la situación de la poesía en España?

Pensamos que se tiene a la poesía como algo antiguo, hay mucho recelo. Hay mucha gente que no lee poesía porque no la entiende. La poesía no explica, sugiere.

¿Pensáis que la estructura educativa actual permite a la poesía tener la cabida que se merece? ¿Cómo podría hacerse la poesía más atrayente a la gente joven?

No. No puedes coger un libro, leer la biografía, leer un poema y ya. Hay que leer los poemas para conocer al poeta. También se ve como algo muy abstracto. Nos centraríamos más en autores actuales, ya que la poesía se ha ido volviendo más concreta y el vocabulario está más adaptado a nuestros días. ¿Después? Ir desarrollándola usando poesía con la que te identificas, así alcanza la poesía su mayor nivel. Pensamos también que tendría que enfocarse más hacia un proceso creativo.

Además, los profesores son una ventana al mundo. Otra educación es posible. Profesores que se hayan implicado, que por una vez sean ellos los que te escuchan a ti, con 16 años que te escuchen a ti es inexplicable.

¿Alguna anécdota a destacar?

Sara se encargó uno de las reuniones. Y el poeta era Safo, el que hizo el cártel puso un cuadro donde salía Safo con un velo, una cítara y un pecho destapado. Una mujer se puso a decir que por qué usaban a la mujer como reclamo, y la empezó a liar. En otra ocasión, hicimos una gramola. La idea era ir por las calles, modo juglar, para financiar la impresión de los cárteles. Enseñábamos la caja y dependiendo de en qué ranura se echase la moneda, tocábamos una temática. Volvimos con muy poco dinero porque la gente nos trató como locos.

La caja de los imberbes

La caja de los imberbes

En una frase, convencednos de asistir a una reunión de El club de los Imberbes

¿Por qué no? En el mundo en el que vivimos, hay pocos momentos en los que haya alguien que te escuche de verdad. Este es un sitio donde encontrarlo.

¿Proyectos en mente?

Barajamos la idea de hacer una Antología.

   Y así concluye la reunión, con un contagio de ilusión donde la gente joven tira de la poesía, donde unos jóvenes con gustos en comunes se reúnen en verano para crear, interiorizar, revivir a poetas muertos, y, sobre todo, para transmitir que el arte debe ser compartido. ¡Gracias!

Comentarios

comentarios