Charles Dickens y las contraseñas

Charles Dickens y las contraseñas

   Según un estudio realizado en el Reino Unido en 2014 cada usuario intenta recordar una media de diecinueve contraseñas. Y, para facilitar su memorización, la mayor parte de ellas son malas contraseñas. Entre las más utilizadas se encuentran «123456» y «password», que al mismo tiempo son las más fáciles de hackear. En muchos registros, sin embargo, se intenta evitar ese tipo de contraseñas imponiendo una serie de restricciones ‒combinar mayúsculas, minúsculas y otros caracteres especiales‒, lo que permite generar unos 72 trillones de contraseñas con solo ocho caracteres, pero al mismo tiempo obliga a tener contraseñas tan difíciles de recordar como «Th3*Dg90». Para intentar solucionar este problema John Clements, profesor de la Universidad Politécnica de California, ha ideado una sencilla forma de crear contraseñas más seguras y fáciles de recordar, usando para ello la ayuda de Charles Dickens, y en concreto de su libro Historia de dos ciudades.

   Clements utilizó un generador de contraseñas elaborado a partir de una teoría de probabilidades llamada Modelo estadístico oculto de Márkov, que sirve para determinar parámetros desconocidos a partir de una cadena de parámetros observables. Al aplicar este modelo a Historia de dos ciudades es posible coger un par de caracteres y determinar la frecuencia con que aparecen otros caracteres a continuación cuando se produce esa combinación. Por ejemplo, es más probable que a la combinación «ca» le siga una «r» que una «f». De esta manera, para crear contraseñas basta con unir dos caracteres y el modelo generará un tercero. A continuación, la simple combinación del segundo y del tercer carácter generará un cuarto, y así sucesivamente hasta que se tenga una contraseña lo suficientemente larga como para que sea segura.

   Las contraseñas generadas con este método tienen la cualidad de ser fácilmente pronunciables y fáciles de recordar, a pesar de no ser realmente inglés. A partir de dos caracteres se pueden generar secuencias como «Therying hant abree» o «The shing it nother to delve w», probablemente más fáciles de recordar que el dichoso «Th3*Dg90».

   Clements ha usado para su generador de contraseñas Historia de dos ciudades de Dickens, pero en realidad es posible aplicar el modelo a cualquier texto largo. De hecho, su objetivo es aplicar el modelo al historial de correos electrónicos de cada usuario, de manera que las contraseñas generadas se basen en el estilo personal de cada uno en lugar de usar el de Dickens.

Comentarios

comentarios