El mar llegaba hasta aquí de Álex Pler

El mar llegaba hasta aquí de Álex Pler

   El mar llegaba hasta aquí es la primera novela y el segundo libro de Alex Pler, después de su recopilación de pensamientos publicados en La noche nos alumbrará, ambos autoeditados con muy buenas cifras en Amazon. La ópera prima narrativa de Pler es una historia de amor en los tiempos del Grindr, o lo que es lo mismo, una mezcla de amor del de toda la vida, un tanto platónico, con sexo discotequero, desenfrenado y esporádico, que da como resultado un cóctel agridulce, digestivo pero lleno de aristas, resaltado además por un tono intimista y un lirismo simbólico que por momentos casi roza en lo poético. Un combinado que a pesar de tener elementos tan contradictorios, o precisamente por eso, entra mejor que un mojito.

   Atrapado en una relación estancada, Leo decide romper con su novio y hacer borrón y cuenta nueva para empezar desde cero. En un viaje desde Barcelona a Granada, que tiene mucho de iniciático y de terapéutico, conoce a Adán, que en un primer momento parecía ser el clavo que iba a sacar otro clavo pero que al final acaba convirtiéndose ‒para su desconsuelo‒ en amigo sin derecho a roce y en uno de los pilares de su nueva vida. Tras este otro desengaño amoroso Leo tratará de recomponer el rompecabezas emocional en que se ha convertido su existencia y recuperar aquello que ha perdido, buscando desesperadamente el amor hasta debajo de las piedras.

   En esa búsqueda Pler consigue describir con bastante detalle el mundo gay de la noche barcelonesa, con la fauna que puebla lugares como Aire, Arena Madre, Metro o Museum. Ambientes llenos de personajes frívolos y superficiales que parecen sacados de Gossip Girl, con jovencitos que buscan el placer instantáneo, ya sea mediante drogas o sexo breve y ocasional ‒y a veces hasta insatisfactorio‒ con desconocidos. Leo tratará de huir de tanta banalidad y tanto hedonismo sin ser consciente de que cuanto más trate de alejarse de esos elementos más hondo habrá caído en ese abismo. Pero toda esta trama no deja de ser una especie de fuego de artificio que deslumbra a través de lo sensorial para ocultar un contenido profundamente simbólico que se va revelando de forma progresiva y que en la parte final de la novela alcanza su mayor apogeo.

   Todo ello está salpicado con referencias pop, que hacen que la historia tenga una vigencia cautivadora. A través de sus páginas veremos mencionar alusiones a videojuegos, a películas, a series, a dibujos animados, a redes sociales, a aplicaciones de móvil y a canciones. Sobre todo a canciones. De Uninvited de Alanis Morissette a Hombres de Fangoria, pasando por Nothing really matters de Madonna o Laika de Mecano, entre muchísimas otras. Tanto es así que casi podría decirse que la novela tiene su propia banda sonora, como de hecho ocurre.

   Pero hasta aquí, la de El mar llegaba hasta aquí podría parecer una historia más o menos convencional. Todo lo que ocurre en la novela sucede bajo una interminable lluvia que nunca para de caer y que tampoco tenemos constancia de cuándo empezó. Con pequeñas pinceladas, se van dando ligeras referencias a esta circunstancia, que parecen aceptar todos los personajes como algo que entra dentro de lo cotidiano. Poco a poco descubrimos que con tanta lluvia han empezado a aparecer peces en los charcos, que no tardan en desplazarse por las calles con absoluta libertad. Ese agua que lo cubre todo poco a poco va ahogando a los personajes sin que puedan hacer nada para remediarlo. O así será, al menos, hasta el momento en que Leo decida dar un vuelco en su vida y pase también página con respecto a Adán. A partir de ese momento pasaremos al extremo opuesto y de un mundo prácticamente inundado se pasará a una realidad desértica. De cualquiera de las maneras, lo apocalíptico está muy presente en todo el libro. A medida que avanzamos y Leo va pasando por distintas etapas vitales la simbología de la novela se va acentuando hasta llegar a una suerte de ciencia ficción que es casi pura abstracción. Es por eso que aunque parezca que El mar llegaba hasta aquí tiene elementos para catalogarla en una especie de realismo mágico, la manera en la que Pler organiza la trama va más allá de introducir elementos maravillosos en la realidad cotidiana.

   El tema que trata El mar llegaba hasta aquí, el de las relaciones humanas, es quizá el más viejo de la humanidad, pero la visión modernamente salvaje y el estilo directo y fresco a través de la cual se expresa hacen que la novela de Pler sea una lectura ágil que está lejos de caer en la superficialidad de la que pecan muchos de sus personajes. Si a esto le añadimos que puedes hacerte con la novela en Amazon a un precio casi ridículo parece que hay pocas excusas para perderse su lectura. Recomendable sobre todo, eso sí, para los días de lluvia.

   Esta novela es uno de los libros nominados al Premio Guillermo Baskerville organizado por Libros Prohibidos.

Comentarios

comentarios