Reminiscencia arqueológica del Angelus de Millet

Reminiscencia arqueológica del Angelus de Millet

  Hace un año YouTube lanzó la sorprendente función para ver vídeos en 360º, permitiendo obtener una perspectiva completa de todo lo grabado. Desde entonces se han creado infinidad de vídeos explorando las posibilidades de este nuevo formato, aunque pocos de ellos tan originales como el desarrollado por el Museo Dalí de la ciudad de San Petersburgo, Florida para su reciente exposición Disney and Dalí: Architects of the Imagination, donde se presentan además bocetos, pinturas, correspondencia y otros materiales que profundiza en la relación que tuvieron estos dos titanes creativos. No hay que olvidar que fruto de la colaboración entre ambos se desarrolló un corto de animación en la década de 1940. Este trabajo, titulado Destino, se abandonó por razones desconocidas pero en 2013 la compañía Disney lo hizo público.

   Volviendo al vídeo en 360º, en él se ha realizado una versión interactiva del inquietante cuadro de Dalí Reminiscencia arqueológica del Angelus de Millet, una pintura de 1935 basada en una obra de Jean-François Millet en la que vemos a dos campesinos en mitad de un campo campo, rezando sobre una cesta de patatas. Dalí vio la imagen por primera vez colgando de la pared en su escuela primaria, cuando era un niño, y desde entonces le persiguió durante años. «Esta pintura produjo en mí una angustia oscura, tan punzante que el recuerdo de esas dos siluetas inmóviles me perseguía desde hacía varios años con una inquietud constante provocada por su presencia continua y ambigua», escribió el pintor. Y es que el pintor consiguió ver en el cuadro cosas que nadie más veía: un ataúd infantil oculto bajo del saco de patatas que contrastaba con la aparente inocencia de la imagen. En la década de 1930 Dalí hizo su propia versión del óleo, convirtiendo a los campesinos en dos gigantescos monolitos de piedra y se situó a sí mismo como niño, a su padre (el hombre que señala) y a su niñera (la persona sentada).

   La posibilidad de contemplar la imagen en 360º permite que los espectadores exploren el cuadro de Dalí desde una perspectiva completamente nueva, probablemente una muy cercana a la que sintió el artista al concebir la obra en su cabeza.

Comentarios

comentarios