Hannibal Lecter

Hannibal Lecter

   Todo genio tiene algo de psicópata. Especialmente si se desarrolla la faceta creativa. De hecho, un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad De La Salle en Filipinas concluye que las personas creativas suelen tener rasgos de personalidad psicopática. El estudio, dirigido por el psicólogo John R. Adrianne Galang, se basa en 503 individuos, tanto en hombres como en mujeres sobre todo de edad universitaria, y se ha dividido en tres partes en las que se han analizado distintos aspectos de la personalidad psicopática y creativa, comparando los resultados obtenidos en dos test para mediar ambos aspectos. Las capacidades creativas analizadas han tenido en cuenta el grado de dominio y de éxito de diez disciplinas distintas ‒‒arte, música, escritura, danza, teatro, arquitectura, humor, ciencia, invención y cocina‒ y han sido evaluadas en una escala que van desde mediocre hasta genio.

   En la primera parte se examinó el grado de lo que se conoce como la triada oscura ‒el maquiavelismo, el narcisismo y la psicopatía‒ y se relacionó con sus capacidades creativas. Los investigadores descubrieron una correlación entre los elevados niveles de narcisismo y psicopatía con una alta capacidad creativa, en la que los individuos tienden a automejorar sus logros. En la segunda parte del estudio se evaluó la relación entre la creatividad y tres aspectos psicopáticos más, en concreto la audacia, la mezquindad ‒que se manifiesta en actitudes violentas o poco empáticas‒ y la desinhibición ‒entendida esta última como causa de impulsividad‒. Una vez más se produjo una correlación entre la creatividad y la audacia psicopática, aunque la mezquindad solo se manifestó en determinadas disciplinas. Sorprendentemente los escritores no solían caer en este rasgo. En la última parte del estudio se analizó la relación entre la psicopatía y el pensamiento divergente, que permite ofrecer soluciones insólitas o poco comunes a cualquier problema. En este caso se midió el grado de ansiedad, lo que demostró que aquellos que tenían más desarrollado el pensamiento divergente mostraban también desinhibición emocional, una característica habitual en los psicópatas.

   Esto no significa, por supuesto, que debajo de todo artista haya un asesino en serie en potencia, sino que determinados aspectos de la personalidad psicopática, como la audacia, la alta tolerancia al estrés, el escaso autocontrol o la desinhibición emocional, suelen estar presentes en las personalidades creativas. «Alegamos que la desinhibición emocional, en la forma del atrevimiento psicopático, es integral a algunas personalidades creativas y funcionalmente relacionado al proceso creativo», dice el estudio. Los propios investigadores recomiendan fomentar la creatividad en todo tipo de ambientes y situaciones, acentuando sus aspectos más positivos ‒que los tienen, y mucho‒ y tratando de mitigar los más negativos.

Comentarios

comentarios