Sonnet Signatures

Sonnet Signatures

  ¿Sabías que William Shakespeare tenía hasta seis firmas distintas y que existían ochenta y tres formas diferentes de escribir su apellido? Como dice Julieta en la segunda escena del segundo acto de Romeo y Julieta, la rosa no dejaría de ser rosa y de esparcir su aroma aunque se llamase de otro modo. Como homenaje a esta vacilación gráfica el programador y diseñador gráfico Nicholas Rougeux ha desarrollado el proyecto «Sonnet Signatures», en el que convierte cada uno de los 154 sonetos en Shakespeare en una firma distinta, única, inconfundible, para ofrecer así una nueva mirada sobre la más que conocida y analizada obra del Bardo. Rougeux pretendía que cada soneto tuviera su propia identidad, como la firma de cada persona.

   Cada firma ha sido trazada usando las letras que lo conforman. A cada línea de cada soneto se le asignó un punto en un eje de coordenadas, siendo el eje X el número de letras que se utilizaron excepto los signos de puntuación y el eje Y el valor medio de esas letras, también salvo los signos de puntuación. Al conectar todos los puntos el resultado es una forma única que guarda un gran parecido con una firma. Una técnica que en realidad puede utilizarse con cualquier tipo de texto pero que funciona especialmente bien con fragmentos breves, como la poesía, ya que con fragmentos más extensos se obtendrían garabatos ininteligibles.

   Rougeux advierte que cualquier conexión entre forma y significado es una pura coincidencia. Lo que pretende con las firmas no es asignar nuevos significados a los poemas sino contribuir a verlos desde un punto de vista totalmente diferente. Algo así como lo que propone con su otro proyecto de obras literarias a través de sus signos de puntuación.

   Los 154 sonetos firmados están a la venta en forma de carteles en Zazzle, ya sea como uno único en el que se recogen todos los poemas o como carteles individuales de cada una de las firmas.

Sonnet Signatures

Sonnet Signatures

Comentarios

comentarios