Página del manuscrito Voynich

Página del manuscrito Voynich

   En La piedra de Sísifo ya hemos hablado del misterioso e indescifrable manuscrito Voynich, un pequeño códice de 102 folios y 204 páginas ilustradas compuesto en un alfabeto y un idioma totalmente incomprensibles. Enigmático pero no incoherente: según los análisis estadístico su alfabeto puede contener entre 20 y 30 caracteres que aparecen con patrones que permiten deducir que también existen algunas normas gramaticales. Las teorías sobre su origen y su naturaleza han sido de lo más variadas. En un primer momento se creyó que el autor podía ser el filósofo, científico y teólogo del siglo XIII Roger Bacon, que podría haber hecho una transcripción codificada de la Llave de Salomón, un texto sobre magia, para esconderlo de la Inquisición. Otras atribuciones más extravagantes van desde Leonardo da Vinci hasta una raza extraterrestre, pasando, cómo no, por la falsificación y el engaño ‒aunque en 2009 la Universidad de Arizona le aplicó la prueba del carbono 14 y confirmó que el texto está escrito a principios del siglo XV‒. El manuscrito ha sido estudiado por infinidad de criptógrafos sin que se haya conseguido descifrar ni una sola palabra.

   El libro está a buen recaudo en una bóveda en la biblioteca Beinecke, en la Universidad de Yale, y solo ve la luz en ocasiones contadas. Hasta ahora ninguna editorial en el mundo había podido reproducir el libro, por lo que la única forma que había de acceder a sus páginas era a través de copias digitales. Sin embargo ahora, tras diez años de negociaciones, una pequeña editorial española dedicada al mundo de las ediciones facsimilares ha conseguido hacerse con los derechos para publicar el libro. Se trata de Siloé, una editorial especializada en facsímiles de manuscritos antiguos que a pesar de ser relativamente joven ha recibido ya nada más y nada menos que catorce premios por los mejores facsímiles editados en España.

   La editorial hará 898 réplicas exactas del manuscrito Voynich, tan fieles que reproducirán cada pequeño agujero, cada ínfima mancha, cada cosido, cada imperfección del pergamino. El número de copias tiene su simbolismo: después de que Siloé publicara su primer facsímil con 696 copias y fuera un gran éxito, todas sus ediciones usan como número un palíndromo. Cada facsímil del manuscrito Voynich se venderá por un precio que ronda entre los 7.000 y los 8.000 euros, una cantidad que para muchos coleccionistas es una auténtica ganga en este tipo de documentos. De hecho, ya hay unos 300 libros vendidos en la preventa.

   Raymond Clemens, de la biblioteca Beinecke, explica para The Guardian cuáles son los mitivos por los que finalmente se ha permitido la publicación del manuscrito. Más del 90% de todo el acceso a la biblioteca digital es solo para consultar el manuscrito Voynich. Hay tantas personas interesadas en consultarlo que era ya necesario permitir que hubiera facsímiles, de forma que bibliotecas y museos de todo el mundo pudieran tener una copia y que los particulares que lo poseyeran tuviera un documento con apariencia de original. En ese mismo artículo Juan José García, de Siloé, afirma que el libro tiene un aura misteriosa y que al ver el original por primera vez te invade una emoción difícil de describir.

   Siloé tardará 18 meses en tener listos los primeros facsímiles, tras un complicado proceso que comenzó en abril, cuando un fotógrafo tomó las primeras fotografías del original en la biblioteca Beinecke. En su elaboración la editorial combina todos los avanves técnicos del mundo de la imprenta, que permiten conseguir una mayor definición y calidad, con la meticulosidad del trabajo artesanal, que es lo que le da el toque final al libro. pero también hay una parte importantísima de trabajo artesanal que le da el toque final al libro. Todas las imperfecciones del original se recrean con herramientas especiales, con una técnica que se mantiene en secreto por los miembros de la editorial.

Comentarios

comentarios