Ciudadanos de Miyakejima

Ciudadanos de Miyakejima

   A lo largo del siglo XX la cultura popular ha convertido a las máscaras de gas en un un elemento tan controvertido como escalofriante. Basta con echar un vistazo a la fotografía de arriba, que parece sacada de una película de terror, para sentir una desagradable sensación. Sin embargo, existen lugares en los que este inquietante objeto, a fuerza de las circunstancias, ha llegado a ser algo tan cotidiano como ponerse un abrigo cuando hace frío o llevar un paraguas cuando llueve. Ese sería el caso de Miyakejima, una isla al sureste de Japón en la que siempre hay que llevar puesta una máscara de gas y donde fue tomada la siniestra fotografía que encabeza el artículo.

   Esta paradisíaca isla ha padecido numerosas erupciones volcánicas a lo largo del siglo XX, lo que no ha evitado que se convierta en el hogar de un pequeño núcleo de población formado por varios miles de personas. El 14 de julio de 2000, sin embargo, se produjo una erupción tan fuerte que fue necesario evacuar en pocos meses toda la isla, debido a la toxicidad de las toneladas de dióxido sulfúrico lanzadas por el volcán Oyama. A partir de ese momento Miyakejima se declaró oficialmente abandonada y se transformó en una ciudad fantasma.

   Con el paso de los años la orden de evacuación se fue levantando y en 2005 se permitió a los ciudadanos de la isla, que en su mayor parte habían sido reubicados en Tokio, que volvieran a sus hogares con la condición de que llevaran siempre puestas máscaras de gas para protegerse del nocivo dióxido sulfúrico.

   Desde 2008 las condiciones atmosféricas mejoraron bastante y las máscaras de gas pasaron a ser necesarias solo cuando los periódicos controles de salud indican que los niveles de azufre del aire han subido peligrosamente. Además, fue posible reanudar la actividad aérea en la zona e, incluso, se empezó a producir un ligero impulso en el sector turístico. A día de hoy es posible llegar a la isla tanto por aire como por mar ‒a través de un ferry‒ y el visitante, nada más pisar tierra, puede adquirir en las tiendas locales un curioso souvenir que es, cómo no, una máscara de gas.

Día a día en Miyakejima

Día a día en Miyakejima

Monte Oyama

Monte Oyama

Ciudadanos de Miyakejima intentando hacer sus vidas con normalidad

Ciudadanos de Miyakejima intentando hacer sus vidas con normalidad

Comentarios

comentarios