1-las-puertas-de-anubis-de-tim-powers

Las puertas de Anubis, de Tim Powers.

   En 1983, un año después de la muerte de uno de los autores de ciencia ficción más reconocidos de su época, se creó en homenaje a su figura y obra: el Premio Philip K. Dick (galardón que se otorga cada año desde entonces a la mejor novela estadounidense de ciencia ficción). Ese mismo año, un hombre llamado Tim Powers, quien había sido amigo de Dick, publicó una de sus mejores y más queridas obras: Las puertas de Anubis. Y ese mismo año, la novela fue reconocida con el Premio Philip K. Dick. Pura coincidencia esta o no, es cuanto menos curioso que Tim Powers confesará tiempo después que, un día mientras trabajaba en el manuscrito, el mismo K. Dick se presentó en su casa y escribió una página de la novela.

   Las puertas de Anubis nos llegó a España en 1988 de la mano de la editorial Martínez Roca. Hoy día, sin embargo, se distribuye por las librerías la edición de Gigamesh y, por si fuera poco, además de tener el honor de haber sido premiada con el Premio Philip K. Dick, el libro también se vende con una frase en su contraportada que no deja indiferente a nadie, y dice así: «La novela de viajes en el tiempo más elegante que se haya escrito». Con estos antecedentes, es lógico que Las puertas de Anubis te llame la atención si es que todavía no conoces a su autor y te gusta la ciencia ficción. Y quizá lo mejor que puedo decir de ella a estas alturas, una vez leída y disfrutada, es que bien merecida se tiene estos premios y alabanzas.

   Tim Powers es un autor que había llamado mi atención hace unos años, pero del que todavía no me atreviera a catarlo hasta hace unas pocas semanas. Una vez asomado a su estilo y personalidad, no puedo más que arrepentirme por no haberlo hecho antes. Estamos hablando de un autor que, al menos en el libro que nos ocupa, maneja con mucha soltura la creación de sus personajes, mezcla apasionadamente su pasión por la historia real y los poetas románticos con la fantasía más pura, destila un humor fino, sabe componer escenas de acción y aventura con mucha agilidad, y que, dejando de lado otros detalles, te atrapa entre sus páginas para que caigas rendido ante sus pies. No es poca cosa, ¿verdad? Tampoco vamos a echarle tantas flores como para enterrarlo en ellas, porque no es oro puro ni perfección absoluta, pero cierto es que este ha sido uno de los libros más entretenidos que he tenido la oportunidad de leer en un buen tiempo, y eso siempre es de agradecer.

   Las puertas de Anubis, si bien es una novela de ciencia ficción, hay que remarcar que parece más una de pura fantasía y steampunk. Su historia nos cuenta que el Imperio Británico de principios del siglo XIX ha logrado el poder sobre Egipto y, por consiguiente, ha suprimido el culto a los antiguos dioses de estas tierras, lo que provoca la ira total de un grupo de hechiceros que pronto iniciarán un plan mágico para expulsar a los ingleses invasores y traer a la vida a sus dioses ancestrales. Por otro lado, en el presente, un viejo millonario ha descubierto que se abren “puertas” en el tiempo que permiten viajar al pasado. Su idea es organizar una expedición para ir a 1810 y acudir a una conferencia que realizará el famoso poeta Samuel Taylor Coleridge. Y es aquí donde hace acto de presencia nuestro protagonista: Brendan Doyle, un profesor de literatura especializado en el romanticismo de esa época, que es contratado para el viaje.

2-tim-powers

Tim Powers.

   Con esta premisa tan interesante, Powers pone rumbo a una historia de más de 400 páginas en las que no habrá apenas pausas para respirar y que está dotada de algunos giros muy trabajados y sorprendentes. Como ya estaréis imaginando, el mencionado viaje no sale como era de esperar, y la vida de Doyle da un giro completo que lo trastoca y le hace vivir pendiendo de un hilo a partir de entonces. Tenemos aquí pues, una trama de lo más original y fresca, contada en tercera persona por un narrador omnisciente, que va alternando el protagonismo de sus personajes e historias y nos deja ver poco a poco que es lo que se va maquinando de un lado y de otro.

   Powers se deleita sacando figuras famosas como el propio Coleridge, o Lord Byron, recreando escenarios de aquella época minuciosamente, y pasando por encima de acontecimientos reales históricos sin apenas despeinarse. Todo cobra una soltura y fluidez demenciales que llegan hasta el punto de hacerte creer cosas que sí son ficción pura y dura. En especial, mención aparte al personaje de William Ashbless, un poeta romántico ficticio al que le llega a crear biografía y obras al detalle.

   Estos aspectos, y muchos otros, están combinados en una suerte de historia que algunos podrían equiparar con guiones de la mítica serie Doctor Who, o con el carisma del mismísimo Marty McFly (aunque aquí no haya DeLorean), siempre tomando las pertinentes distancias, claro. Otra de las comparaciones lógicas en las que se puede caer, y para bien, es que la escritura de Powers por momentos parece acercarse y competir de tú a tú con la locura del siempre querido Terry Pratchett. Sucede en instantes de divina lucidez donde la narración se eleva y te atrapa por completo, o donde no puedes evitar sonreír un poco ante la perspicacia del autor.

   Esta es una novela indispensable para cualquier amante del género, no tengo duda. Más aún, es un libro con el que me aventuro a decir que los apasionados de la historia romántica y los viajes en el tiempo disfrutarán horrores. Ver cómo juega Powers con biografías apócrifas y aventuras de toda índole es muy entretenido. Me parece que ese es el mejor alago que puedo otorgarle. Entretenimiento de alta calidad. Y sí, quizá Las puertas de Anubis no es perfecto, ni mucho menos, y quizá por partes se me hizo algo espeso y puede que algunas tramas, si no estás muy atento, te hagan perderte un tanto. No obstante, mi recomendación es más que clara. Ya luego, cada uno decidirá si le ha enganchado o no. Por mi parte, Powers en un autor muy a tener en cuenta a partir de ahora en futuras lecturas.

Comentarios

comentarios