Misión imposible

   Ya tuvimos ocasión de comprobarlo con el robo de la primera edición de Cien años de soledad en la Feria Internacional del Libro de Bogotá de 2015. El robo de un solo libro se puede convertir en un asunto nacional, además de ser un delito de película, con persecuciones y tiroteos. Y es que los libros pueden llegar a ser objetos tan valiosos que por ellos merece la pena montar un robo al estilo de Misión imposible. Pensemos en la escena más famosa de la película de Tom Cruise: el actor aparece suspendido de una cuerda encima de un ordenador. Imaginemos que todo eso se monta por un puñado de libros. ¿Suena exagerado? Pues ha ocurrido recientemente en un almacén londinense, según ha informado The Guardian.

   A finales de enero tres ladrones entraron en un almacén del oeste de Londres a finales de enero abriendo varios agujeros en las claraboyas de fibra de vidrio reforzado del techo edificio y usando posteriormente una cuerda para descender unos doce metros y evitar así las alarmas de detección de movimiento. El robo había sido previamente planificado con una minuciosidad digna de Ocean’s Eleven. Los ladrones estaban bien equipados y sabían exactamente qué querían y dónde encontrarlo. En concreto iban buscando unas cajas de valiosísimos libros raros que estaban almacenados de forma temporal antes de ser trasladados a la Feria del Libro de California. Los libros son tan raros que es prácticamente es imposible tratar de comerciar con ellos en el mercado negro. Sería relativamente fácil localizarlos en el momento en que aparecieran en librerías, anticuarios, casas de subastas o colecciones.

Divina Comedia

   Siguiendo con la trama de película, una de las teorías del robo apunta a que los ladrones podrían haber sido contratados por un coleccionista rico, conocido como «El Astrónomo». Por su parte Brian Lake, presidente de la Antiquarian Booksellers Association, desmiente esta hipótesis afirmando que los ladrones simplemente sabían cómo entrar y tenían una lista de las obras que había en el almacén, por lo que eran conscientes de su valor.

   De cualquier manera, el robo ha sido un verdadero golpe. El valor estimado de los 160 libros robados, muchos de ellos de los siglos XV y XVI y pertenecientes a tres propietarios distintos, es de dos millones y medio de dólares. El libro más valioso era una copia 1566 de De Revolutionibus Orbium CoelestiumSobre las revoluciones de las esferas celestiales‒ de Copérnico. Este libro está valorado en unos 268.000 dólares, pero su valor es, además de material, simbólico, ya que es la obra donde Copérnico afirma que el universo es heliocéntrico, que es el Sol y no la Tierra el que está en el centro del universo. Otros libros robados valiosos incluyen obras de Dante ‒una edición de 1569 de la Divina Comedia‒, de Galileo, de Isaac Newton ‒una copia de Philosophiæ Naturalis Principia Mathematica‒ o de Leonardo da Vinci.

Philosophiæ Naturalis Principia Mathematica

Comentarios

comentarios