homo deus yuval noah harari   Autor perfecto; Impresionante; Si Sapiens fue bueno, Deus es una maravilla; Buenísimo, como es habitual; Libro increíble; Sobrecogedor y sugerente…

   Cuando hace unas semanas me regalaron este volumen miré las reseñas de su página en Amazon. Lo que abre el artículo son algunas de las más recientes y mejor valoradas. Una vez terminado el libro, y con tanta competencia en reseñas, no estoy muy seguro de qué puedo añadir de más para que la gente compre este libro.

   Simplemente, creo con firmeza que su lectura es necesaria para entender el mundo en el que vivimos y adelantarnos al mundo que viene. Tanto porque su visión del futuro nos disguste (y queramos evitarla), como porque la deseemos y luchemos con nuestras fuerzas para conseguir que suceda de tal modo. Empezaré, para entrar en materia, con un ejemplo personal:

Hazle caso a los algoritmos, ellos saben más que tú

   Hace un tiempo me monté en el coche y configuré el navegador GPS con la dirección de destino. El tiempo estimado era de 3h y 7 minutos, y la ruta discurría sin peajes. Hasta aquí todo bien.

   Sin embargo, cometí un error humano a los pocos minutos de salir. En un cruce, el navegador me indicaba algo extraño y curioso: a pesar de que yo sabía que la ruta más corta giraba a la derecha, el GPS sugería hacer justo lo contrario, tomar la calle de la izquierda. Suponiendo un error del programa, elegí la que me parecía la opción coherente. Giré a la derecha, y… llegué 40 minutos más tarde porque me topé con un accidente.

   Si hubiese dejado mis decisiones automovilísticas a los algoritmos que me informaban de la ruta, hoy tendría en mi haber 40 minutos más de vacaciones. En lugar de eso tengo el recuerdo de un maravilloso atasco de tráfico.

   El algoritmo (programa) que rige el GPS sabía que el atasco estaba ahí, a pocos kilómetros de distancia. Yo no. Como ser humano, conocer algo así resultaba imposible. Pero para el algoritmo, cuya configuración se basa en los datos de miles de navegadores, saber que había un accidente era fácil. Él tenía razón, y yo no, y el desconfiar de su criterio me hizo perder mucho tiempo.

Homo Deus y los algoritmos

   Si el lector está pensando a qué viene en un blog cultural mencionar una estúpida hazaña al volante, encontrará la respuesta en Homo Deus.  Yuval Noah Harari nos sumerge de lleno en el presente con muy poca anestesia para procesar la información. (De ahí que mi volumen esté repleto de marcas, subrayados y textos con comentarios)

reseña homo deus

   El presente es un mundo curioso. Por un lado, venimos de una notable y muy presente tradición humanista de la realidad. Después de que Darwin y Nietzsche terminasen por matar el mito de Dios, se extendió en el mundo un culto al ser humano casi insultante para el resto del universo. Pasamos a ser el centro absoluto de todo por derecho propio, sin que ninguna divinidad nos tuviese que señalar con el dedo.

   A pesar de ello, el poner al ser humano y la libertad individual por delante de todo nos ha traído beneficios tales como la democracia. Esta no podría funcionar con bases diferentes a que todo ser humano es libre e igual a otro ser humano. Gracias al humanismo estamos dejando atrás las guerras, el hambre y la escasez.

   Pero Yuval pone de manifiesto los últimos avances en biología, que demuestran algo que muchos consideran aterrador: el ser humano no es más que un conjunto de algoritmos biológicos optimizados para sobrevivir. Exactamente igual que toda vida en este planeta, y no muy diferente de los algoritmos informáticos que creamos unas décadas atrás.

   El ser humano dejará de ser el centro del mundo, una tendencia que ya está ocurriendo y de lo que nuestras generaciones son testigos.

El reino de los algoritmos

   ¿Te imaginas encontrar pareja mediante un algoritmo matemático? La idea no es nueva, y sin duda profundizaremos en ella en las próximas décadas.

   En tiempos de Dios, uno tenía la pareja que la gracia divina le había dado; en tiempos humanistas se elegía con el corazón; pero en el futuro bien podríamos relegar esa tarea a los algoritmos. Siempre y cuando elijan por nosotros mejor de lo que lo harían los algoritmos de los que estamos constituidos.

elegir libro

   Algo que ya ocurre en el mundo de los libros, y de lo que hablamos hace unos días. Porque, ¿cómo elegimos hoy día nuestro próximo libro? Preguntamos a nuestros amigos, familiares, pareja… pero también consultamos con el oráculo de Amazon.com o nos sumergimos en la sabiduría de Goodreads. Cuanto más saben estos algoritmos de nosotros, más acertado es el siguiente libro que nos recomiendan.

   Parece una distopía, aunque en realidad es una sobrecarga de información. Un humano moderno, simplemente, no puede leer todo lo que se escribe. Necesita filtrar, y necesita mecanismos de filtrado mejores de los que tiene de serie. Los algoritmos humanos dejan de ser válidos porque no pueden procesar tantísima información.

   Aunque aquí recomendemos otros métodos para encontrar tu siguiente lectura por tu cuenta, lo cierto es que nunca podremos alcanzar soluciones de Big Data. Ellas sabrán más que nosotros sobre ti y tus gustos. Te conocerán mejor que nosotros, que tus amigos, familia, pareja, e incluso que tú mismo/a.

Somos un algoritmo, y no demasiado bueno

   Homo Deus, el último libro de Yuval, trata sobre los seres humanos y su relación con los algoritmos, de los que forma parte. No es ningún secreto que las personas somos un tipo de máquina. Compleja, sí, pero una máquina al fin y al cabo, regida por parámetros que en muchas ocasiones resultan invisibles para nosotros y que se expresan en base a las emociones, que a su vez derivan del entorno y de complejas reacciones electroquímicas en nuestro cerebro.

   Los genes y la epigenética explican mucho mejor que los psicólogos nuestros comportamientos. A pesar de ello, tenemos cierta confianza (errónea) de que tenemos cierto nivel de control sobre nuestros actos. Como Yuval demuestra, nuestros actos son deterministas o provocados por azar, pero nunca libres.

   ¿Sabremos vivir en un mundo en el que el ser humano sea tan solo uno más de entre todos los algoritmos (animales, plantas, hongos y máquinas) a considerar?

   Un libro magnífico que recomiendo a todo aquel que desee enterarse de qué va el presente. No ya el futuro, en el que Yuval entra de forma especulativa. Nuestro presente es completamente diferente al que tuvo cualquier humano pasado, por los cambios acontecidos en el sistema social. Derivados en su mayoría por un decremento del precio de la tecnología.

   ¿Cómo enfocaremos el mundo cuando la mayor parte de la población no solo esté desempleada, sino que sea inempleable? Cuando cualquier máquina haga mejor las tareas humanas. ¿En qué basaremos nuestras creencias cuando dejemos de considerar el ser humano el centro y origen de todo?

   Imágenes | Homo Deus, Fuente propia, Michal Jeník

Comentarios

comentarios