El paraíso perdido de John Milton

El paraíso perdido de John Milton

   En torno al concepto de infinito hay una gran variedad de experimentos mentales muy sugerentes. Uno de ellos es el Teorema de los infinitos monos, planteado en 1913 por Émil Borel ‒con un antecedente en Jonathan Swift‒. Según este teorema un mono pulsando teclas al azar durante un tiempo infinito sería capaz de escribir cualquier libro que estuviera en la Biblioteca Nacional de Francia. Es más, en un tiempo infinito ese mismo mono podría escribir el mismo libro un número infinito de veces, aunque por el camino daría lugar a una especie de Biblioteca de Babel. El teorema se reformuló en la cultura popular, afirmando que ese mismo mono tarde o temprano acabaría escribiendo todas las obras de William Shakespeare. Y no falta quien se haya atrevido a intentar comprobarlo: The Monkey Shakespeare Simulator es un simulador virtual del teorema que desde el 1 de julio de 2003 hasta hoy ha logrado un pequeño fragmento de 24 letras de Enrique VI.

   ¿Qué pasaría si tuviéramos un objetivo menos ambicioso y solo tratáramos de obtener una única obra completa, El paraíso perdido de John Milton por decir una? Pues bien, el matemático y lógico británico John Venn, conocido por haber ideado los llamados diagramas de Venn ‒que permiten comprobar la verdad o falsedad de un silogismo‒, ya hizo el cálculo en 1888 en su libro La lógica del azar.

   Si tenemos en cuenta que El paraíso perdido contiene unas 350.000 letras y en el alfabeto hay 26 letras, el número de combinaciones posibles sería de 26350,000. Poca broma, porque estamos hablando de un número de unas 500.000 cifras. Eso no quiere decir que sean necesarias realizar todas las combinaciones posibles. El azar puede hacer aparecer la obra en algún momento. Las probabilidades son escasas ‒la combinación buscada dividida entre el total de combinaciones‒, pero no imposibles. Si se realizaran todas las combinaciones es completamente seguro que una de ellas sería la correcta.

Comentarios

comentarios