El cuento de Harry Potter, escrito por Jan Rostworowski

  Hoy en día es imposible escuchar el nombre de Harry Potter y no pensar automáticamente en J.K. Rowling. Sin embargo, la creadora de las aventuras del joven mago no fue la primera escritora que utilizó ese nombre para uno de sus personajes. El autor polaco Jan Rostworowski ya lo había usado para llamar así a uno de los protagonistas de un relato veinticinco años antes de que apareciera Harry Potter y la piedra filosofal.

Cabecera de Życie Literackie

   El relato titulado con el nombre del personaje, «Harry Potter», fue publicado en la Polonia comunista el 19 de marzo de 1972 en una revista literaria llamada Życie Literackie. Y si J.K. Rowling ha tenido que enfrentarse a acusaciones de plagio en varias ocasiones –en una de ellas por un Larry Potter–, en esta ocasión las similitudes entre ambos personajes no van mucho más allá del nombre. Lejos de ser un mago, el Harry Potter de Rostworowski lleva una vida bastante ordinaria, como repartidos de salchichas y pepinillos en Cracovia. Bastante reservado y poco comunicativo, acaba desapareciendo de repente al final del cuento. Bogusław Rostworowski, hijo de Jan Rostworowski, explicó que la historia estaba basada en las experiencias de su padre como repartidor de carne, y el personaje de Harry Potter se inspiraba en el dueño de la tienda.

   ¿Cómo es que a un autor polaco le da por utilizar un nombre tan inglés? Fácil: en 1940 Rostworowski se trasladó a Gran Bretaña, donde viviría durante veintiocho años. Allí es donde ejerció su trabajo como repartidor. Que Rostworowski utilizara el apellido Potter tampoco es tan extraño teniendo en cuenta que era bastante habitual en el Inglaterra del momento.

Página con el cuento de Harry Potter

   Más allá de los nombres, los únicos parecidos entre ambas historias es que en un momento determinado se dice que «el teléfono de la casa de Harry no suena, sino que gorjea como un pájaro», lo que podría recordar a las lechuzas mensajeras; y que en un momento determinado se echa una maldición sobre Harry. Aparte de eso, los textos no tienen absolutamente nada que ver.

   ¿Es posible que J. K. Rowling leyera el cuento de Rostworowski antes de crear a su personaje? Es muy poco probable teniendo en cuenta que cuando se publicó la historia polaca de Harry Potter, Rowling tenía solo siete años y vivía en una pequeña aldea de Winterbourne cerca de Bristol. Ademñas, en el año 2000 Rowling explicaba en una entrevista para Scholastic que el nombre de «Harry» había sido siempre su nombre de chico favorito y que si en lugar de tener una hija hubiera tenido un hijo se habría llamado Harry Rowling –en este caso habría tenido que elegir otro nombre para el protagonista de sus libros porque no lo habría llamado igual que a su hijo–. El apellido «Potter» era el de una familia que vivía cerca de ella cuando era pequeña y simplemente le gustaba.

   El Harry Potter de Rostworowski, con ilustraciones de Piotr Turnau, fue digitalizado recientemente por la Biblioteca Digital de Malopolska y ya puede consultarse online.

Comentarios

comentarios