Karl Popper

   Karl Popper (1902-1994) fue uno de los filósofos más influyentes de la ciencia del siglo XX. Hizo contribuciones significativas a los debates sobre la metodología científica general y la elección de la teoría, la demarcación de la ciencia de la no ciencia, la naturaleza de la probabilidad y la mecánica cuántica y la metodología de las ciencias sociales. Su trabajo es notable por su amplia influencia tanto dentro de la filosofía de la ciencia, como en la misma ciencia, dentro de un contexto social más amplio.

   Los primeros trabajos de Popper intentan resolver el problema de la demarcación y ofrecen un criterio claro que distingue las teorías científicas de las afirmaciones metafísicas o mitológicas. La metodología falsificadora de Popper sostiene que las teorías científicas se caracterizan por implicar predicciones que las observaciones futuras podrían revelar falsas. Cuando las teorías son falsificadas por tales observaciones, los científicos pueden responder revisando la teoría, o rechazando la teoría en favor de un rival o manteniendo la teoría como es y cambiando una hipótesis auxiliar. En cualquier caso, sin embargo, este proceso debe apuntar a la producción de nuevas predicciones falsificables. Mientras que Popper reconoce que los científicos pueden y se aferran a las teorías ante las predicciones fallidas cuando no hay rivales predictivamente superiores a las que recurrir. Él sostiene que la práctica científica se caracteriza por su esfuerzo continuo para probar teorías contra la experiencia y hacer revisiones basadas en los resultados de estas pruebas. Por el contrario, las teorías que permanentemente se inmunizan de la falsificación mediante la introducción de hipótesis ad hoc no comprobables ya no pueden ser clasificadas como científicas. Entre otras cosas, Popper sostiene que su propuesta «falsacionista» ‒no sé si sea la traducción correcta de falsificationist‒ permite una solución del problema de la inducción, ya que el razonamiento inductivo no juega ningún papel en su explicación de la elección de la teoría.

   Junto con sus propuestas generales sobre la falsificación y la metodología científica, Popper se destaca por su trabajo sobre la mecánica cuántica, la probabilidad y la metodología de las ciencias sociales. Popper defiende una teoría de propensión de probabilidad, según la cual las probabilidades se interpretan como propiedades objetivas, independientes de la mente de las configuraciones experimentales. Popper utiliza entonces esta teoría para proporcionar una interpretación realista de la mecánica cuántica, aunque su aplicabilidad va más allá de este caso específico. Con respecto a las ciencias sociales, Popper argumentó contra el intento historicista de formular leyes universales que abarcan toda la historia humana y en su lugar argumentó a favor del individualismo metodológico y de la lógica situacional.

«Creo, sin embargo, que al menos existe un problema filosófico por el que se interesan todos los hombres que reflexionan: es el de la cosmología, el problema de entender el mundo… incluidos nosotros y nuestro conocimiento como parte de él. Creo que toda ciencia es cosmología, y, en mi caso, el único interés de la filosofía, no menos que el de la ciencia, reside en los aportes que ha hecho a aquella; en todo caso, tanto la filosofía como la ciencia perderían todo su atractivo para mí si abandonasen tal empresa.»

Karl Popper. La lógica de la investigación científica. México, Rei, 1991.

Comentarios

comentarios