Umberto Eco

Umberto Eco

   El lenguaje está lleno de trampas. Como dijo Wittgenstein, sus límites son los límites del pensamiento y del mundo. A menudo nos dejamos enredar por las palabras y estiramos su significado usándolas con un sentido que no se corresponde con el original ‒ocurre, por ejemplo, con términos como «orwelliano» o como «kafkiano»‒. Pero ocurre que esto a veces puede ir en contra de la honestidad y de la verdad.

   Dos de los mayores cepos lingüísticos son los eufemismos y las frivolizaciones. Del primero basta con coger algún titular de casi cualquier periódico para encontrárselo. Ya sea por la presión de lo políticamente correcto o por ideologías que son de todo menos encubiertas, se evita llamar a las cosas por su nombre, como temiendo que la simple mención de aquello de lo que se habla tenga la capacidad para invocarlo. El segundo, además de en el ámbito periodístico, se filtra en las conversaciones cotidianas. Las redes sociales son un caldo de cultivo. Un ejemplo sería la Ley de Godwin, enunciada por Mike Godwin en 1990 y que Establece que a medida que una discusión se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a uno. Para ahorrarnos tiempo, en plena era de la inmediatez, se han inventado palabras como «feminazi», que nos permite sacar a la luz el término en el primer round, sin mayores argumentaciones.

   Entre todos, hemos conseguido que palabras como «nazi», «Hitler», «fascismo» o «fascista» se hayan frivolizado. Las redes sociales han acelerado el proceso, pero no es nada nuevo. El término «fascista» se trasladó al lenguaje cotidiano, en su uso más trivial, poco después de terminar la Segunda Guerra Mundial. En su ensayo de 1995 «Ur-Fascismo» Umberto Eco explica cómo este término es «utilizado por radicales estadounidenses treinta años después [de la Segunda Guerra Mundial] para referirse a la policía que no aprobaba los hábitos de fumar». Eco, como tantos italianos nacidos en la década de los treinta, creció conociendo el fascismo original de primera mano; el fascismo de Mussolini, que según el autor fue una dictadura pero no completamente totalitaria a causa de la debilidad filosófica de su ideología. Sí tenía estilo, una determinada manera de vestirse, con sus camisas negras, que los identificaba fácilmente, pero carecía por completo de una filosofía, más allá de un nacionalismo extremo.

   Aunque nos empeñemos en trivializar la palabra «nazismo», todos somos conscientes de a qué hace referencia. Con el «fascismo», sin embargo, no ocurre lo mismo. La palabra, constata Eco, se ha acabado convirtiendo en una sinécdoque que se usa para diferentes manifestaciones del totalitarismo, tanto en Europa como en Sudamérica. Esto ocurre, afirma el semiótico, porque «el fascismo era un totalitarismo borroso, un collage de diferentes ideas filosóficas y políticas, una colmena de contradicciones». En 1995 Eco escribió un artículo para The New York Review of Books en el que enumeró 14 características de lo que él llamó Ur-Fascismo o Fascismo Eterno. Eso no significa que todas ellas puedan organizarse en un sistema; de hecho, muchas se contradicen o son también típicas de otras formas de despotismo o fanatismo. Pero basta con que una de ellas esté presente para permitir que el fascismo se desarrolle alrededor.

1. El culto a la tradición

   «Uno solo tiene que mirar el plan de estudios de un movimiento fascista para encontrar a los principales pensadores tradicionales. La gnosis nazi fue alimentada por elementos tradicionalistas, sincretistas y ocultos».

2. El rechazo a lo moderno

   «La Ilustración, la Edad de la Razón, es vista como el principio de la depravación moderna. En este sentido el ur-fascismo puede definirse como irracionalismo».

3. El culto de la acción por acción

   «La acción es hermosa en sí misma, y debe ser llevada a cabo sin cualquier reflexión previa. Pensar es una forma de castración».

4. El desacuerdo es traición

   «El espíritu crítico hace distinciones y distinguir es un signo del modernismo. En la cultura moderna, la comunidad científica elogia el desacuerdo como una forma de mejorar el conocimiento».

5. Miedo a la diferencia

   «La primera característica de un movimiento fascista o con tendencia fascista es el miedo contra los intrusos. Así, el Ur-Fascismo es racista por definición».

6. Apelación a la frustración social

   «Una de las características más típicas del fascismo histórico fue el llamado a una clase media frustrada, una clase que sufre de una crisis económica o sentimientos de humillación política y que se asusta por la presión de los grupos sociales más bajos».

7. La obsesión con una conspiración

   «Los seguidores deben sentirse acosados. La forma más fácil de resolver la conspiración es apelar a la xenofobia».

8. La humillación por la riqueza y la fuerza de sus enemigos

   «Por un cambio continuo del enfoque retórico, los enemigos son al mismo tiempo demasiado fuertes y demasiado débiles».

9. El pacifismo es el comercio con el enemigo

   «Para el Ur-Fascismo no hay lucha por la vida, sino que la vida se vive para la lucha».

10. Desprecio por los débiles

   «El elitismo es un aspecto típico de cualquier ideología reaccionaria».

11. Todo el mundo es educado para convertirse en un héroe.

   «En la ideología Ur-Fascista, el heroísmo es la norma. Este culto al heroísmo está estrictamente vinculado con el culto a la muerte».

12. Machismo y armamento

   «El machismo implica tanto el desdén hacia las mujeres como la intolerancia y la condena de los hábitos sexuales no estándares, de la castidad a la homosexualidad».

13. El populismo selectivo

   «En nuestro futuro hay un populismo televisivo o de Internet en el que la respuesta emocional de un grupo seleccionado de ciudadanos puede ser presentada y aceptada como la Voz del Pueblo».

14. El Ur-Fascismo habla una especie de neolengua

   «Todos los libros escolares nazis o fascistas utilizaban un vocabulario empobrecido y una sintaxis elemental para limitar los instrumentos de razonamiento complejo y crítico».

   Luego, para evitar caer en el fascismo, para resistir, basta con hacer y defender todo lo contrario de lo que Umbero Eco propone. Como propone Jason Kottke, hay que discrepar, ser moderno, avanzar en el conocimiento, dar la bienvenida a los extranjeros y a la diferencia, rechazar la xenofobia, proteger a los débiles y, en definitiva, plantarle cara a todos y cada uno de los puntos que conforman este devastador patrón que tan bien describiera 1984 de George Orwell.

Comentarios

comentarios