Tang Xianzu y Shakespeare

   Aunque muchas veces no seamos consciente de ello, existe literatura más allá de Occidente. No deja de ser cuanto menos significativo que al mismo tiempo que estábamos celebrando el centenario de Cervantes y de Shakespeare, también lo era el del escritor chino Tang Xianzu, muerto en 1616. Enmarcado dentro de la dinastía Ming, en un periodo que puede calificarse como la segunda edad de oro del teatro chino, Tang Xianzu fue uno de los dramaturgos más famosos de la nación, al mismo nivel que Cervantes o que Lope de Vega, tanto que ha llegado a ser conocido como el «Shakespeare chino», sobre todo a partir de su obra titulada El pabellón de las peonías, recogida en una recopilación de todas sus obras que recibió el nombre de Los cuatro sueños del Pabellón de la Camelia de Jade de Linchuan.

   Es por eso que el reciente descubrimiento de la tumba donde fue enterrado casi podría equipararse con el hallazgo de la tumba de uno de nuestros grandes. El descubrimiento tuvo lugar a finales del 2016 en la ciudad de Fuzhou, capital de la provincia de Fujian, en la región oriental de Jiangxi, después de que una fábrica de la década de los cincuenta fuera derribada. Tras examinar el conjunto de 42 tumbas, todas ellas de la era Ming y datadas entre el 1368 y el 1644, los arqueólogos llegaron a la conclusión, a través de los epitafios, de que el autor fue enterrado junto con su tercera esposa, Fu, en una tumba designada como «M4», mientras que su segunda esposa se encontraría en la tumba «M3». Según el South China Morning Post, al comienzo de la Revolución Cultural China, en 1966, en la que se destruyeron una gran cantidad de artefactos históricos y valiosísimas reliquias, la Guardia Roja trató de destruir esas tumbas.

   «Este descubrimiento es significativo porque nos dice más acerca de la vida de Tang, su árbol genealógico y las relaciones con otros miembros de la familia»‏, ha declarado Mao Peiqi, vicepresidente de la Sociedad China de Historia de la Dinastía Ming. Y ha añadido: «Además, al conocer el estado y las vidas de la familia de Tang, podemos aprender sobre la educación, la cultura y la agricultura en la dinastía Ming, así como el desarrollo de la sociedad».

El pabellón de las peonías

   El descubrimiento es importante por otro motivo. A diferencia de Cervantes o de Shakespeare, Tang no había un lugar específico para conmemorarlo. De hecho, antes del descubrimiento de su tumba, para suplir esta falta se construyó una tumba vacía a su hombre en Fuzhou, en la década de 1980.

   En los últimos años hemos asistido a un justo intento por reivindicar la figura de Tang fuera de las fronteras de China. Con ese objetivo, el gobierno de Fuzhou trató de estrechar lazos con Shakespeare donando a Stratford-upon-Avon una escultura en la que aparecen juntos ambos escritores inmortales, además de organizar exposiciones donde se muestran los paralelismos entre los dos o de fomentar que compañías de ópera china hagan mash-ups con sus obras. Durante una visita de Xi Jinping, Secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China, al Reino Unido en 2015, este llamó a Tang el «Shakespeare de Oriente‏», como una forma de reivindicar esa herencia literaria y cultural.

   Al igual que Shakespeare, conocido por hacer la mayor radiografía que exista de las pasiones humanas, Tang Xianzu fue tremendamente avanzado para su época. En su obra vemos la evolución desde el sistema feudal, mucho más tradicional, a una sociedad relativamente abierta, con un carácter más democrático.

Comentarios

comentarios