Imagen vía Shutterstock

   Leer normalmente se contempla como una actividad solitaria. Solos frente al mundo, tú y tu libro. Sin embargo, ¿por qué no plantearte una relación más abierta con tu libro? Te proporciona momentos asombrosos y sensaciones únicas, ¿por qué no compartir eso con la persona que está a tu lado? Se suele decir que la clave para tener una buena relación de pareja es la comunicación, pero sucede a menudo que cuando se habla se hace sobre temas estresantes, como el dinero, el trabajo o los horarios. ¿Es posible apagar, aunque sea por un momento, todo ese ruido y conseguir establecer una comunicación basada en intereses compartidos y no solamente en la vida familiar y en el estrés diario? La respuesta podría ser: haz un club de lectura con tu pareja.

   ¿Te parece una tontería? Para Francine Lederer, psicóloga clínica en Los Ángeles, «hay muchas ventajas para las parejas que leen los mismos libros. En primer lugar, están dedicando tiempo a la construcción de vínculos. Dejar un tiempo extra en su relación para leer y hablar de libros puede ser una experiencia de unión emocional, mental y espiritual. Además, es mucho más probable que una relación tenga éxito y sea duradera si la pareja comparte intereses y aficiones comunes». El hecho de sentarse y hablar sobre un tema diferente a las cuentas bancarias o al calendario familiar para la semana puede acercar a las parejas. Leer juntos garantiza compartir un tiempo juntos cada día, por muy cansado que se esté; implica crear un espacio para escapar del caos de la vida cotidiana, donde no hay que planificar estrategias, ni limpiar, ni vestirse bien, ni respirar profundamente, ni tomar decisiones, ni gritar a los hijos. Es un espacio solo para la pareja.

   Incluso aunque a la pareja le resulte complicado crear ese tiempo especial juntos dedicado a la lectura, estar leyendo un libro en común sobre el que hablar tiene grandes beneficios. Los terapeutas utilizan a menudo este método como una herramienta para ayudar a las parejas a aprender a entender mejor las perspectivas de cada uno y las respuestas emocionales a las situaciones. Como señala la psicóloga y experta en relaciones Jeannette Raymond, compartir un libro puede ayudar a la pareja a entender que hay muchas maneras de ver una situación, permitiendo ver otras perspectivas y destacando las similitudes y diferencias entre personas. Las parejas que hablan sobre un mismo libro «son capaces de ver y de descubrir cómo procesan la misma información sus compañeros, haciéndoles entender que no todo es blanco o negro; que es la lente a través de la cual se mira algo lo que determina cómo se experimenta».

   Independientemente de que este club de lectura sirva como terapia de pareja o para crear un espacio que permita olvidar momentáneamente las responsabilidades del mundo real, los expertos señalan la importancia de que se haga por gusto y no como una tarea más que hay que realizar. «La investigaciones demuestran que las personas pueden acercarse compartiendo entre sí nuevos pensamientos, ideas y fantasías, [y] leer un libro y luego hablar sobre él es una manera divertida y entretenida para que las parejas se acerquen», dice Ken Page, psicoterapeuta y bloguero de Psychology Today. «Elige un libro que os entusiasme a los dos, preferiblemente uno que sea probable que os inspire a ambos en algún nivel, y luego (…) simplemente acurrucaos y hablad sobre el libro y lo que os ha transmitido. Sé abierto y curioso con los comentarios de tu pareja, indagando sobre su vida interior y observa cómo os acercáis».

Imagen vía Shutterstock

   Tendemos a buscar a personas que compartan nuestros gustos culturales, incluidos los literarios, porque queremos cerca a alguien que pueda entender nuestras bromas y compartir nuestras emociones. Pero incluso aunque no se esté leyendo el mismo libro, leer juntos sigue teniendo ventajas para la pareja. Hablar de libros no tiene por qué significar hablar del mismo libro. Los libros que lee nuestra pareja pueden decirnos mucho acerca de su personalidad. Después de todo, ¿quién no ha estado en casa de alguien y viendo su librería no ha juzgado su personalidad? Hablar sobre libros distintos puede hacer que cada uno de los miembros de la pareja se interese por los gustos y pasiones del otro. Y eso también acerca a la pareja.

   Además, leer nos hace más atractivos a ojos de nuestra pareja. «En una sociedad donde enloquecemos llegando a creer que todos somos iguales, los libros ofrecen la promesa de algo diferente, de otro mundo que se abre ante nosotros», escribe Nico Lang.

   Y por si necesitas más argumentos, leer juntos por la noche antes de acostarse podría beneficiar la vida sexual de la pareja. No, no es necesario leer al marqués de Sade ni Cincuenta sombra de Grey. Leer juntos en la cama significa que la pareja probablemente tiene el mismo horario de sueño, y las parejas que van a la cama juntos son más propensas a tener relaciones sexuales que las que no lo hacen. Cuando los miembros de una pareja van a la cama juntos es más probable que se produzca el abrazo espontáneo que conduzca al sexo. Así mismo se ha demostrado que cuando los horarios de sueño no coinciden las interacciones diurnas de la pareja empeoran. Así que, ¿qué mejor que ir a la cama juntos con un buen libro?

   Como dicen en Vogue, «leer juntos puede ser la actividad nocturna más sexy de todos los tiempos». Y tú, ¿lees solo o con tu pareja?

Comentarios

comentarios