Hemos convertido a Google en el nuevo dios del siglo XXI, y como ya ocurriera en el Delfos del siglo VIII a.C., preguntamos al nuevo oráculo sobre nuestro propio futuro. Pero, ¿sabemos preguntar a esta nueva deidad? ¿Sabemos teclear o pronunciar las palabras “mágicas” que traigan la fortuna de una búsqueda acertada? ¿Vamos a tener suerte?

búsquedas en Internet Google

Los navegadores web son uno de los motores de nuestro tiempo, de manera literal gracias a sus motores de búsqueda. Hoy día, el desarrollo y progreso de la cultura dependen en buena medida de que quienes crean y consumen contenido sepan publicarlo y localizarlo, respectivamente. ¿Sabemos buscar?

¿Cómo eliminar búsquedas no deseadas?

Buscar en Google es fácil, al menos en principio. Abrimos www.google.com y buscamos, por ejemplo, la palabra «búsqueda». Esto arroja un sinnúmero de resultados, que en el momento de la redacción de este artículo asciende a 653.000.000 resultados en 0,72 segundos. Esto hace que nos preguntemos si son necesarios tantos resultados si no disponemos de varios milenios por delante, y a qué se debe esa medida tan extraña de 0,72 segundos.

Si pulsamos F5 para repetir la búsqueda, localiza 160.000.000 en 1,18 segundos, y un tercer intento nos devuelve 159.000.000 en 1,09. Seguramente sean números importantes, pero lo relevante queda debajo.

diccionario google búsqueda

Un diccionario online (¿Dónde quedaron los de papel?) nos da una definición rápida. También encontramos algunas noticias relacionadas con la búsqueda de la palabra «búsqueda», así como los resultados que Google cree que mejor encajan con nosotros.

En mis primeros resultados veo definiciones, ayuda de Wikipedia, e instrucciones para buscar en Google (muy útiles cuando ya estamos haciéndolo), entre otros. Pero, ¿y si no es esto lo que buscábamos? ¿Y si estos resultados no nos ayudan o pensamos que no están bien orientados? ¿Y si no quiero definiciones de «búsqueda» en mis búsquedas?

¿Cómo dar órdenes aparentemente contradictorias a Google? La búsqueda exclusiva

Haced la prueba, buscad por cualquier palabra y después incluir con un signo menos (-) aquellas palabras que deseeis excluir. Por ejemplo, imaginemos que en mi búsqueda de «búsqueda» no buscamos definiciones. Podríamos intentarlo ahora con «búsqueda -definición -definiciones» en Google. Eso significa que todos los resultados que tengan las palabras «definición» y «definiciones» serán omitidos.

Una vez echo esto, los resultados que devuelve el buscados son ligeramente distintos a los anteriores, y probablemente vayan mejor encaminados a aquello que queremos localizar. Ahora, ¿qué ocurre si buscamos por una palabra y, a su vez, la excluimos de la búsqueda?

Prueba a buscar una palabra, como pueda ser «palabra» en Google, y luego prueba a buscar por «palabra -palabra». Es decir, que buscas y excluyes de la búsqueda el mismo término. ¿Qué crees que devolverá el buscador? ¿El conjunto vacío? ¿La nada? Lo cierto es que un poco de todo, especialmente cuando buscamos por términos que llevan tilde, como «búsqueda -búsqueda».

Hemos de tener en cuenta que estamos dando al buscador órdenes aparentemente contradictorias… que nos ayuda a localizar páginas web con una muy mala calidad lingüística. Google nos devuelve en este caso todas aquellas páginas que localiza en la que palabras similares a «búsqueda» aparecen, pero excluyendo aquellas en las que «búsqueda» aparece escrita.

Esto es, nos devuelve aquellas webs que escriben sin tilde la palabra. Si somos redactores en busca de clientes, seguramente estos comandos nos echen un cable para localizarlos. Pero podemos hacer más que buscar empleo en redactores poco cualificados gracias a la búsqueda exclusiva (y la búsqueda exacta).

Búsquedas exactas en motores de búsqueda

Añadimos ahora una técnica más de búsqueda a la ecuación: la búsqueda exacta. Si añadimos comillas inglesas (diferentes a las comillas latinas) a nuestra búsqueda en el navegador, este nos devolverá aquellas páginas web en la que aparezca exactamente lo que estamos buscando. Por ejemplo, si buscamos «“búsqueda”» solo nos devolverá webs en las que la palabra aparece escrita tal cual ha sido buscada, inclusive con erradas, como «“busqueda”» o «“búskeda”»

Con estas dos herramientas de búsqueda exclusiva y exacta podemos hacer el experimento de combinarlas. Por ejemplo, buscando por «“búsqueda” -búsqueda». ¿Qué crees que aparecerá?

busqueda -busqueda resultados de Google búsquedas

Con las dos herramientas de arriba seremos mucho más capaces de localizar aquello que estamos buscando que si simplemente hacemos uso de búsquedas genéricas, pero hay más herramientas que podemos utilizar para dar con los mejores resultados. Por ejemplo, la búsqueda mediante comodín combinando la búsqueda exacta.

Por ejemplo, pensemos que buscamos esta página web, pero no recordamos la palabra «piedra» del título. Sí que recordamos que tenía que ver con el mito de Sísifo, y que tenía una estructura similar a «“La * de Sísifo”», donde el asterisco es la palabra que no conseguimos recordar. ¿Daremos con la web? Lo cierto es que sí. Basta hacer scroll con el ratón un poco para localizarla. Es la llamada búsqueda por comodín, en la que sustituimos una o varias palabras que no recordamos por un asterisco.

Algo similar ocurre con los resultados cuando buscamos por «piedra OR Sísifo». El operador «OR» nos ayuda a combinar varias búsquedas diferentes. Y esto es lo que son, ya que si buscamos por «piedra Sísifo» obtendremos resultados ligeramente distintos. Mientras que esta última búsqueda es una única búsqueda, la que usa el operador «OR» son dos búsquedas combinadas.

Podemos hilar más fino con búsquedas dentro de páginas web concretas usando el motor de Google. Si en el navegador tecleamos «búsqueda site: www.lapiedradesisifo.com» se nos devolverá una lista de todas las entradas de este blog en las que el término «búsqueda» aparece.

 

En Internet hay mucha información. Hay cada vez más, y una parte importante de ella acabará sumida en sus profundidades para no regresar nunca más. Otra, por contra, será buscada incansablemente, y siempre estará cerca del punto de flotación. Saber localizar aquello que estamos buscando es hoy más importante que nunca, y cobrará más y más relevancia en el futuro. Y tú, ¿sabes buscar información en Internet?

Fotografía | 377053

Comentarios

comentarios