Imagen vía Shutterstock.

Leer a los bebés es un hábito cuya importancia es reconocida de forma general para el desarrollo integral de los niños. La lectura compartida de libros con niños pequeños es buena para el desarrollo cognitivo y del lenguaje y el aumento del vocabulario, además de mejorar la calidad de la relación entre padres e hijos, al fomentar interacciones entre ellos. Se sabe, así mismo, que los niños que crecen rodeados de libros tienden a conseguir trabajos mejor pagados. Es decir, que cuantos más libros leen los padres y más tiempo pasan leyendo, mayores son los beneficios.

Sin embargo, en lo que no se hace tanto hincapié en este omnipresente consejo es que elegir el tipo de lectura puede ser algo tan importante como la propia experiencia de leer en sí misma. Perri Klass, pediatra y directora del programa Reach Out and Read, apuntaba hacia eso recomendando que los primeros contactos con la literatura se hagan mejor en papel que en digital. Pero todavía queda por descubrir si algunos libros pueden producir un mayor aprendizaje y ser todavía más beneficiosos. Lisa S. Scott ha escrito un artículo en The Washington Post en el que se pregunta si todos los libros son iguales a la hora de leer con bebés y con niños pequeños y, si no todos son iguales, cuáles son los mejores.

Para guiar a los padres sobre cómo aprovechar al máximo la experiencia de lectura con bebés y niños pequeños, Lisa S. Scott y su equipo realizaron una serie de estudios sobre el aprendizaje de los bebés. En primer lugar observaron la atención que bebés de 6 meses prestaban a personajes que no habían visto nunca con una electroencefalografía para medir sus respuestas cerebrales. De esta forma se registraba la electricidad emitida por el cerebro mientras miraban imágenes para saber si podían diferenciar entre distintos personajes. También se analizó la mirada de los bebés utilizando tecnología de seguimiento ocular y así descubrir en qué partes de los personajes se centraban y durante cuánto tiempo prestaban atención. Estos primeros datos sirvieron como referencia para posteriores mediciones después de haber leído en casa diferentes cuentos con esos mismos personajes.

A continuación se dividió la muestra en tres grupos. Un grupo de padres leyó libros de cuentos para bebés que contenían seis personajes nombrados individualmente y que nunca habían visto antes. A otro grupo se le dieron los mismos libros de cuentos, pero en lugar de nombrar individualmente a los personajes, se utilizó una etiqueta genérica para referirse a todos los personajes. Finalmente, el tercer grupo de bebés leyó diferentes lecturas sin atender a ningún parámetro.

Después de tres meses, se repitieron las mediciones. Resultó que solo aquellos que recibieron libros con personajes etiquetados individualmente mostraron una mayor atención en comparación con la medición anterior. Además, la actividad cerebral de esos bebés demostró que podían distinguir entre diferentes personajes individuales. Un efecto que no se produjo en los otros dos grupos de bebés. Por tanto, cuando los padres mostraban a los bebés rostros u objetos nombrados individualmente, aprendían más, aplicaban lo que aprendían a situaciones nuevas y muestraban respuestas cerebrales más específicas. En contraste, no se veían los mismos resultados con libros sin etiquetas o libros con etiquetas genéricas bajo cada imagen.

La conclusión a la que quiere llegar Lisa S. Scott es que cada edad tiene su tipo específico de libros. Así, los libros que se leen a niños de 6 a 9 meses deberían ser diferentes de los que se leen a niños de 2 años, que a su vez serán distintos de los adecuados para niños de 4 años. En otras palabras, para obtener los máximos beneficios de la lectura compartida de libros durante la infancia, debemos elegir los libros correctos en el momento adecuado. En el caso de los bebés, es preferible elegir libros que nombren a diferentes personajes (si no hay nombres en el libro siempre pueden inventarse). De cualquier forma, conviene recordarlo, cada bebé es único, por lo que conviene tratar de encontrar los libros que interesen a cada uno de ellos.

Comentarios

comentarios