Charles Bukowski

Charles Bukowski

En 1985, a raíz de una denuncia de uno de sus lectores, la Biblioteca Pública de Nimega, en los Países Bajos, decidió retirar el libro de Charles Bukowski Cuentos de locura ordinaria ‒ahora incluido en Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones‒ alegando que era «muy sádico, y de forma puntual fascista y discriminatorio contra ciertos colectivos (incluyendo el de los homosexuales)». En las semanas siguientes un periodista local llamado Hans van den Broek escribió a Bukowski y le pidió su opinión sobre lo ocurrido. La respuesta del polémico escritor no se hizo esperar, en forma de brillante reflexión acerca de la censura y de cómo hay que interpretar su obra.

A continuación dejo una traducción libre de la carta.

22-07-85

Querido Hans van den Broek:

Gracias por su carta comunicándome que se ha eliminado uno de mis libros de la biblioteca de Nimega. Y que ha sido acusado de discriminar a personas negras, homosexuales y mujeres. Y de sadismo por sadismo.

Lo que temo discriminar es el humor y la verdad.

Si mi escritura es incorrecta con los negros, los homosexuales y las mujeres es porque los que conocí eran así. Hay muchos “males” ‒perros malos, censura mala; e incluso hay hombres blancos “malos”. Solo que cuando se escribe sobre los “malos” hombres blancos ellos no se quejan. ¿Y hace falta decir que hay negros “buenos”, homosexuales “buenos” y mujeres “buenas”?

En mi trabajo, como escritor, yo solo fotografío, en palabras, lo que yo veo. Si escribo de “sadismo” es porque existe, yo no lo inventé, y si se produce algún acto horrible en mi obra es porque estas cosas suceden en nuestras vidas. No estoy del lado del mal, si tal cosa como el mal abunda. En mi escritura no siempre estoy de acuerdo con lo que ocurre, ni me detengo en el barro por el puro gusto de hacerlo. Además, es curioso que las personas que despotrican contra mi obra parecen pasar por alto las partes de la misma que implican alegría y amor y esperanza, y hay esas partes. Mis días, mis años, mi vida ha tenido subidas y bajadas, luces y oscuridades. Si escribiera solo y continuamente sobre la “luz” y nunca mencionara lo otro, entonces sería un mentiroso como artista.

La censura es la herramienta de los que tienen la necesidad de ocultar realidades ante sí mismos y ante los demás. Su miedo es solo su incapacidad para hacer frente a lo que es real, y no puedo expresar ninguna rabia contra ellos. Solo siento una tristeza espantosa. En algún momento, en su educación, fueron protegidos contra la totalidad de los hechos de nuestra existencia. Solo se les enseñó a mirar de una manera cuando existen muchas maneras.

No estoy consternado de que uno de mis libros haya sido perseguido y eliminado de las estanterías de una biblioteca local. En cierto sentido, es un honor que haya escrito algo que haya despertado esto. Pero me siento dolido, sí, cuando se censura el libro de alguien, porque ese libro, muchas veces es un gran libro y hay algunos que con el paso de los siglos se han convertido en clásicos, y lo que antes se consideraba escandaloso e inmoral ahora es lectura obligatoria en muchas universidades.

No estoy diciendo que mi libro sea uno de esos, pero sí que en nuestro tiempo, en este momento en que cualquier momento puede ser el último para muchos de nosotros, es humillante, maldito e increíblemente triste que todavía haya entre nosotros gente insignificante y amargada, cazadores de brujas y oradores contra la realidad. Sin embargo, estos también deben estar con nosotros, ellos son parte de un todo, y si no he escrito sobre ellos, debería, tal vez aquí, y eso es suficiente.

Que todos podamos mejorar juntos,

(Firmado)

Charles Bukowski

Carta de Bukowski

Carta de Bukowski

Comentarios

comentarios