Recorte de prensa con la noticia

Era medianoche cuando se oyó un fuerte golpe que desencajó la puerta de su quicio y varios agentes entraron en el piso, deslumbrando a su asustado ocupante, que en ese momento se encontraba acostado. A continuación, como si se tratara de un peligroso criminal, lo condujeron a prisión. ¿El delito? Devolver un libro tarde a la biblioteca. En febrero de 1961 Harold Roth, director de la East Orange Library en Nueva Jersey, emitió órdenes de arresto contra 14 personas por tener en su poder libros atrasados que no habían devuelto a la biblioteca en su plazo.

Posteriormente Roth afirmó que habían sido enviados numerosos avisos y cartas certificadas comunicando la situación, pero que en ninguno de los 14 casos hubo respuesta. Además de tener que pagar cien dólares de fianza para salir de prisión, los morosos fueron castigados con multas que iban desde los quince hasta los doscientos dólares, en función de la cantidad de días de retraso, entre cuatro meses y un año. Lo absurdo es que el valor de algunos de esos libros no superaba los diez dólares. El juez del caso, William P. Wilkins, advirtió que en realidad las multas se impusieron no porque los libros estuvieran vencidos sino porque entendía que la autoridad había sido desafiada.

Puede sonar a medida exagerada, pero hace un par de años la directora de la Biblioteca Pública Athens-Limestone, en Athens, Alabama, afirmó que harían efectiva la ordenanza municipal que dispone por retraso en las devoluciones de libros multas de hasta cien dólares o penas de cárcel de hasta treinta días, o ambas, según estime el juez. Especialmente conocidas por la dureza con que tratan a los usuarios que tienen el atrevimiento de devolver son las bibliotecas del estado de Texas. El sitio Public Libraries ha hecho una recopilación de algunos de los casos más significativos, que incluyen arrestos y multas por valor de varios cientos de dólares.

Me pregunto qué habría pasado si alguno de esos usuarios hubiera figurado dentro de la lista de los préstamos bibliotecarios que más retraso han acumulado a lo largo de la historia.

Comentarios

comentarios