El klingon es una lengua inventada dentro del universo de Star Trek que fue diseñada por Marc Okrand para los klingons, una especie humanoide también inventada. También inventó el atlantiano que podemos escuchar en la película de Disney «Atlantis: el imperio perdido» (2001).

idioma klingon

Si el lector nunca ha escuchado klingon, este idioma suena como si alguien intentase hablar alemán con comida en la garganta y a voces, no cumple la Regla de Zipf, y para la mayoría de nosotros sus ruidos dicen entre poco y nada, pero eso no significa que el klingon no tenga valor.

En los últimos años estamos viendo cómo nuevas lenguas falsas se abren camino en la ciencia ficción, como el belter creole (cinturino criollo) de «The Expanse» (2015-actualidad) o el trigedasleng (traducidO: lengua de los terrestres) de los terrícolas de «The 100» (2014 – actualidad).

Según Arika Okrent, la lingüista que escribió «En la tierra de los idiomas inventados», incluso los idiomas inventados como el klingon sirven a un propósito. Aunque sea el estudio del lenguaje.

¿Por qué los idiomas inventados son tan interesantes?

En su podcast para Curiosity «Klingon and Esperanto Are Important Languages, Too», Okrent asegura que «los idiomas son historia encapsulada. Pero hay más: es la historia de las ideas, de cómo ves las cosas, cómo viajas por la geografía… y está todo ahí, en la estructura, en las palabras».

La PhD estadounidense continúa diciendo que básicamente todo lo que aprendemos en la escuela tiene que ver con hacerte entender cómo comportarte, el protocolo y las reglas marcadas por la sociedad; y esas reglas son distintas a las reglas que buscan o estudian los lingüistas. Los lingüistas extraen mucha información sobre el modo en que hablamos incluso a pesar de que la sociedad y el lenguaje cambie.

Un ejemplo, hace unos 10 siglos tenía sentido la expresión «a un día de camino», que era equivalente a unos 32 km. Ahora decimos «a veinte minutos en coche» para representar esa magnitud. El modo en que comunicamos la distancia en relación a nuestra tecnología confirma nuestro estado de desarrollo.

Arika Okrent comenta el motivo que le llevó a ser lingüista: el darse cuenta de que la lengua de signos era un idioma que no necesitaba sonidos para expresarse, pero que en contra de todo pronóstico tenía fonología. ¿Para qué necesita fonología el lenguaje de signos si es un idioma mudo?

idioma lenguaje klingon

La entrevista no resolvía esta duda, pero sí la importancia del idioma criollo como idioma puente (pidgin, en inglés) entre hispanohablantes e ingleses. Resulta que si dos grandes comunidades que necesitan hablar entre sí no comparten una lengua común se inventan una lengua franca como el criollo.

En «The Expanse» vemos un criollo inventado mezcla de varios idiomas terrestres que curiosamente se parece mucho al runglish que se habla en la Estación Espacial Internacional. En la ISS se habla oficialmente inglés, pero el idioma oficial de la nave Soyuz que lleva a los cosmonautas es el ruso. Por razones de cortesía, en el espacio se habla una especie de mezcla llamada runglish que ha inspirado muchas lenguas falsas.

El esperanto, el klingon y el dothraki, lenguas inventadas

El esperanto fue inventado en 1887 por un polaco llamado L. L. Zamenhof que quería que todo el mundo pudiese entenderse entre sí. Diseñó un idioma que fuese fácil de aprender, por lo que el esperanto solo tiene 16 reglas (idiomas como el español tienen miles) y tiene correlación fonética (cada letra siempre se pronuncia del mismo modo).

El klingon, por el otro lado, es un lenguaje inventado asignado a una especie altamente combativa. En un inicio los klingons hablaban en inglés (y se parecían todos al Che Guevara sin asear), pero los productores de «Star Trek III: The Search for Spock» (1984) pensaron que sería buena idea construir un idioma para estos fanáticos de la guerra. Así que llamaron a Marc Okrand. El diccionario klingon vendió más de 300.000 copias en 1985.

El esperanto, el klingon y el dothraki, lenguas inventadas

Otro idioma inventado es el dothraki de la serie «Juego de Tronos» (2011-actualidad). El lingüista David J. Peterson lo diseñó junto a las lenguas valyrias de la saga en base a algunas frases que George R. R. Martin había incluido en sus libros.

Las comunidades de hablantes de lenguas inventadas

El dothraki, las lenguas valyrias o el klingon se podrían considerar por muchos lenguas muertas debido a que apenas se hablan y a que nunca han estado vivas del todo. Y el esperanto no está muy lejos en esa clasificación, ya que no tuvo el tirón que se esperaba de él. Sin embargo, existen focos de personas, comunidades muy activas, que hacen uso de estas lenguas para hablar entre sí, como lengua pidgin.

Dos personas de distintas partes del mundo que compartan su pasión por Star Trek pueden comunicarse en klingon a pesar de que uno hable malayo y el otro italiano. Sin embargo, resulta impresionante cómo cambian rápidamente estos falsos idiomas porque, según Arika Okrent «no puedes inventar un nuevo idioma» y esperar conservarlo durante mucho tiempo. «Siempre que alguien ha levantado la voz y ha dicho “no se habla así, se habla asá, o “estas son las normas del idioma, apréndetelas”; ha fracasado de manera estrepitosa».

Esto pasó con el universo de Tolkien, quien tuvo que publicar varias veces cómo se pronunciaban las palabras elfos o enanos en inglés. Tolkien quería que el plural de ambas fuese elves y dwarves respectivamente pero han acabado pronunciadas y escritas como elfs y dwarfs.

Tolkien quería diferenciar claramente el enanismo (anomalía física) de sus enanos (raza) pero a la gente la idea debe ser que no le gustó. Al final el que tiene el poder de la lengua es el hablante, que es el que la conforma hablándola todos los días, y estas lenguas inventadas nos demuestran precisamente esto.

La sensibilidad de los parlantes de las lenguas inventadas construidas

La sensibilidad de los parlantes de las lenguas inventadas

Ya sabemos que hoy día es raro quien no se ofende por una estupidez lingüística y saca las uñas en las redes sociales. (Ejemplo: ¡“Sólo” se escribe con tilde, te mataré a ti y a tu familia, blasfemo!). En el caso de las lenguas inventadas, el propio término inventado aparece como término despectivo por quienes las hablan, que prefieren el término construidas. Pues se siente, los expertos como Arika Okrent siguen llamándolas invented languages (lenguas inventadas), por algo será.

Este tipo de comportamientos identitarios también nos dice mucho del modo en que estas lenguas se usan. Sus parlantes pasan a ser dueños de la evolución de la lengua y se autonombran custodios de su evolución aunque nunca contribuyeron a su invención. Algo así como «me gusta cómo queda, ahora es mío y hago lo que quiera con ello».

Una conducta interesante que los hablantes de klingon quizá han heredado de los personajes de la serie, y es que según Arika Okrent, el idioma en que hablas puede dirigir nuestras acciones y nuestros modos de actuar.

Comentarios

comentarios