Hace tiempo que tengo la maravillosa oportunidad de escribir para la Comisión Europea. Me contrataron como divulgador externo para dar a conocer algunos programas dentro del Proyecto InvestEU. En este proyecto se agolpan los proyectos culturales con fondos europeos, de los que eBiblio bebe en parte.

ebiblio-leer-gratis-ilimitado

eBiblio es una biblioteca portátil ilimitada a la que todos los españoles tenemos acceso ¡Y tú sin saberlo! Basta con darse de alta en una biblioteca pública (DNI más contraseña) y descargarse una aplicación. Tras esto accederemos a un vasto catálogo de libros.

ODILO, la compañía subvencionada con la que ahorramos en libros

Alguno de vosotros sabréis que en La Piedra de Sísifo somos gente de retos. Nada más empezar el año os retamos a un duelo literario. Un día después os dábamos pautas para diseñar vuestro propio reto de lectura “rasca y gana”. No había terminado enero y ya andábamos con otra apuesta personal. Nos gustan los retos, arrastrar una piedra ladera arriba sin visos de finalizar.

Es en este marco en que me propuse leer 52 libros al año, uno por cada semana. Ayer hice la cuenta, con los 20 últimos libros que he comprado, de por cuánto dinero me saldría la broma. Con una media de 23,4 euros por libro, el total ascendería a 1.216,8 euros. ¡Al año! Es obvio que mi economía no puede con ello.

Por suerte, gracias a mi trabajo con la Comisión Europea conocí la empresa ODILO. Esta compañía empezó ayudando a digitalizar bibliotecas, pero luego se pasó a un modelo de negocio diferente que explicamos más abajo. Levantó una plataforma, la llenó de libros, y la fusionó con las bibliotecas públicas españolas. Han salvado mi cuenta corriente.

Descárgate eBiblio y demuestra que los españoles leemos

Si eres usuario de Android o iOS estás de suerte. Pero también si usas una tablet o un PC convertible que poder sostener como un libro. Tan solo necesitas acudir a una biblioteca pública con tu DNI y que te hagan un carné de biblioteca.

¿Ya? Perfecto, pues lo tienes todo para leer todos los libros que quieras de manera gratuita, muchas novedades incluidas. Empezando por el navegador (por ser más fácil) podemos elegir nuestra Comunidad Autónoma entrando en la web del Ministerio de Educación:

eBiblio-mapa-espana

En mi caso he elegido Madrid, pero salvo País Vasco todo el territorio nacional tiene acceso a esta biblioteca virtual. Al entrar en nuestra Comunidad Autónoma nos pedirá una identificación y contraseña. Son las mismas que aparecen en el carné de la biblioteca.

Una vez dentro tendremos acceso a un gigantesco catálogo. Por ejemplo, en el pantallazo de abajo he filtrado por novelas de ficción de terror y misterio. En esta categoría además he añadido el filtro de 2018, localizando ‘Solo las bestias’, de Colin Niel:

ebiblio-filtros

Un número dentro de la ficha nos indica el número de copias. Muchos libros tienen más de un volumen que prestar de manera simultánea. Cuando esto ocurre vemos un botón que pone “prestar”. En caso de que todos los libros estén ocupados, leeremos “reservar” y nos pondremos a la cola.

Una vez prestado podremos abrirlo en el navegador (se lee muy cómodo) o bien abrir la aplicación y leerlo allí. Este mismo procedimiento podemos hacerlo en las aplicaciones, aunque no son tan fluidas como deberían. Para leer son perfectas, pero a la hora de buscar libros se quedan muy atrás.

A los 20 días de haber “descargado” el libro, este será devuelto de manera automática y otra persona podrá leerlo. Si hemos subrayado el libro o escrito sobre él (de manera virtual) esas notas no se perderán. Sin embargo, no estarán accesibles si no hemos vuelto a pedir el libro.

El modelo económico de eBiblio, ¿cómo funciona?

Es posible que alguno de los lectores se pregunte cómo funciona el modelo económico tras ODILO, la empresa que mantiene eBiblio en marcha. Lo cierto es que es bastante fácil. Pongamos que cada biblioteca pública tiene 1.000 libros, de los cuales 50 están relativamente actualizados (novedades con menos de cinco años) y 950 son desde algo viejos a demasiado antiguos.

Cada año las bibliotecas públicas necesitan hacer una importantísima inversión para adquirir nuevos volúmenes. Durante las mismas, existen duplicidades. Varias bibliotecas adquieren el mismo libro. Además, cabe la posibilidad de que el lector lo devuelva tarde, y es necesario que tanto él como el siguiente lector se personen en la misma biblioteca.

prestamo-ebiblio

Si no, es necesario mover el volumen, con el consiguiente impacto económico y medioambiental. Soy fan de la lectura en papel, pero no puedo sino ver las ventajas aplastantes de las bibliotecas electrónicas:

  • Requieren un mínimo mantenimiento y los libros apenas ocupan espacio. No cogen hongos, no se estropean, no pueden romperse o perderse. La adquisición por parte de la biblioteca es de cero euros.
  • Los lectores no necesitan desplazarse. El libro aparece en tu móvil en cuanto la cuenta atrás del lector anterior llega a cero. 20 días después, desaparecerá sin que tengas que hacer nada. Imposible olvidarte.
  • Las bibliotecas pagan a ODILO en base a los libros prestados, no en base al total de libros guardados. Comparado con el modelo tradicional, la cantidad abonada es irrisoria.
  • Las bibliotecas podrán liberar espacio para más mesas de estudio o la investigación, y desviar los fondos ahorrados a proyectos educativos.
  • ODILO paga a su vez a las editoriales o autores de los libros en base a cuánto hayan sido prestados. Es un sistema mucho más justo porque no se compran libros que nadie leerá, y el flujo de dinero se ajusta a la demanda real.
  • No hay impresión, por lo que las regalías eliminan un agente en la cadena de valor. Es más asequible para nuestro bolsillo (porque el sistema eBiblio lo pagamos entre todos, como las carreteras o los hospitales).

Si quieres probarlo, solo necesitas un carné de biblioteca y un dispositivo móvil. Personalmente este modelo me parece una maravilla, y podré cumplir mi reto de 52 libros anuales.

Imágenes | Daniel Cañibano, eBiblio, Marcos Martínez

Comentarios

comentarios