A Marilyn Manson se le va la olla

Si te menciono el nombre de Brian Hugh Warner, es posible que no te suene de nada, pero si te digo que ese es el nombre real del famoso y excéntrico Marilyn Manson, entonces la cosa cambia. Este reconocido músico de heavy metal lleva provocando todo tipo de polémicas y leyendas urbanas desde hace más de veinte años. Su fama está rodeada de rumores y sucesos de lo más alocados, lo que lo convierte en un individuo perfecto para dedicarle un hueco en esta sección de «Se le va la olla».

Brian, nacido en Ohio, Estados Unidos, el 5 de enero de 1969, fue un joven criado por su sobreprotectora madre bajo creencias religiosas episcopalianas. Estudió en el Heritage Christian School, un colegio de estrictas doctrinas religiosas, y sufrió acoso por parte de sus compañeros. Quizá esto influenció el hecho de que poco a poco comenzase a rebelarse contra todo. En su adolescencia, a pesar de que nunca fue expulsado del colegio, firmaba sus exámenes con el número 666, vendía discos de música metal entre los compañeros y píldoras diuréticas de su madre haciéndolas pasar por anfetaminas, y practicaba ciertas bromas pesadas a profesores, como por ejemplo, colocar en una ocasión un dildo sobre la mesa de una de sus maestras. Pese a todo, terminó sus estudios y llegó a graduarse en 1990 como periodista. Aunque él sabía que esa no era su verdadera vocación…

Con veinte años decidió apropiarse de un nombre artístico. Escogió Marilyn, por la actriz Marilyn Monroe, y Manson, por el asesino en serie Charles Manson. Apasionado de la música, formó una banda llamada en sus primeros años Marilyn Manson & The Spooky Kids. Pero no fue hasta 1994, con el lanzamiento de su primer disco (grabado, por cierto, en la casa donde se produjo la masacre de Sharon Tate), que consiguió repercusión mediática. Poco a poco se fue instaurando en la escena musical del metal y ganando fans, y no solo por las canciones que creaba, sino también por sus puestas en escena, su apariencia, y sus locuras. Se ha hablado mucho sobre él y también se han inventado muchas cosas. Podría decirse que Marilyn Manson llegó a ser el enemigo número uno de los curas, las madres y los políticos estadounidenses.

Considerado poco más que el demonio en persona, tildado de asesino, violador y sadomasoquista, Manson ha ido generando a su alrededor historias de lo más surrealistas. Se decía que durante un concierto que realizó en Roma se cortó su propio miembro en directo y luego lo lanzó al público. Más tarde, en una entrevista, aseguró que fue arrestado por las autoridades por ese hecho, y le obligaron a bajarse los pantalones para demostrar que era mentira. También alguien se inventó que en sus conciertos el cantante mataba animales, como un pollo, o un cachorro de perro, o que le había sacado un ojo a una de sus novias para poder penetrarla por dicho agujero.

Manson como Omega, su álter ego

Otro mito de los años 90 era que Manson se había sometido a operaciones de cambio de sexo e implantes de pechos. En realidad, lo único que hacía era transvertirse por la gira de su disco Mechanical Animals. En esa época lo acusaron de homosexual y él mismo ha confirmado que ha experimentado algunas cosas con otros hombres. De hecho, durante un concierto, Manson le practicó sexo oral al guitarrista de Nine Inch Nails. Y esta historia sí está confirmada: «Él apareció en el escenario con los pantalones bajados y yo terminé poniendo su miembro flácido en mi boca. En realidad no fue tan sexual, él lo hizo como una de esas cosas inmaduras para terminar el tour, como una broma para avergonzarme, pero le salió mal».

Una de las leyendas más famosas, también relacionada con este tema, es que Manson se operó para quitarse las costillas flotantes y así poder autopracticarse sexo oral, pero la verdad es que él lo ha desmentido: «Si esto fuera cierto, tendría que lavarme muy bien la boca». Sin embargo, sí que ha hecho auténticas salvajadas. Desde orinar a su público, romper y quemar biblias sobre el escenario, fumar huesos humanos, mutilarse en directo con una botella rota o por una ruptura amorosa, restregar sus genitales sobre la cara de un guardia de seguridad, patear la cabeza de uno de sus guitarristas… Un montón de estas y más anécdotas están recopiladas en su autobiografía de 1998 titulada, La larga huida del infierno, que se convirtió en best-seller.

A pesar de sus controvertidas letras y agresivas canciones, realmente Marilyn Manson no es satánico como muchos aseguran. «Estoy de acuerdo con algunos de los principios de la biblia satánica. Fui amigo de Anton LaVey (el Papa negro), y él me dio un título honorífico de la iglesia de Satán, pero no me gusta que me identifiquen con ninguna etiqueta. Me gustaría ser conocido como un humanista y como una persona que piensa en sí misma». No obstante, una de sus mayores polémicas surgió a raíz de la matanza de la escuela Columbine en 1999, dado que los jóvenes que la perpetraron, afirmaron ser influidos por la música de Manson. Él aceptó participar en una entrevista en el documental de Michael Moore, Bowling for Columbine, para manifestar su contrariedad ante todas estas acusaciones.

Entre algunas de sus curiosidades se encuentra su faceta actoral, ya que ha participado tanto en cine como en televisión. Por ejemplo, en la película Carretera perdida, de David Lynch, o en la serie Hijos de la anarquía. Además, también pinta cuadros de acuarelas y pintura en seco, y ha llegado a hacer exposiciones de su arte, la cual un crítico comparó con las pinturas de pacientes con problemas psiquiátricos. Por otro lado, en 2008 lanzó al mercado su propia bebida de absenta, denominada Mansinthe. Contiene un 66,6% de alcohol y recibió en su día duras críticas, diciéndose sobre ella que su olor recordaba a aguas residuales o a un pantano de lodo. No obstante, fue elegida en agosto de ese año como segunda mejor bebida de ajenjo y obtuvo una medalla de oro en la Competición de Bebidas Alcohólicas de San Francisco.

Manson y Dita en la sesión de fotos de su boda

Sus innumerables relaciones amorosas también han dado mucho que hablar (ha salido con varias actrices porno), aunque sin duda la más recordada fue su romance con la modelo erótica Dita Von Teese, con la que se casó en diciembre de 2005, en una boda realmente insólita. Se celebró en un castillo de Irlanda y la ceremonia fue oficiada por el dramaturgo y cineasta Alejandro Jodorowsky, quien vestía idéntico a su personaje de sacerdote en la película La Montaña Sagrada. Entre los invitados estaban celebridades tales que Lisa Presley, Ozzy y Sharon Osbourne, Keanu Reeves o David Lynch. Desafortunadamente, tras un año y medio de matrimonio, la pareja puso fin a su relación.

«No espero que la gente sepa quién soy, pero por otro lado creo que mi leyenda me precede. Habrá un montón de gente que cree que sabe lo que se supone que tengo que ser. Creo que eso es una ventaja para mí. La mejor baza del demonio es que nadie cree que existe».

Comentarios

comentarios