Imagen vía Shutterstock.

En alguna ocasión hemos hablado de los beneficios que aporta la lectura antes de ir a dormir. Sin embargo, en este contexto, no siempre es posible leer con la luz más adecuada. Ya sea el niño que lee a escondidas bajo las sábanas, iluminándose con una linterna, o a la persona que no quiere molestar a su pareja, que duerme a su lado, con un fuerte foco de luz; a veces, por diferentes motivos, necesitamos bajar al mínimo la intensidad de la iluminación mientras leemos. Ahora bien, ¿en qué medida afecta esto a nuestra vista?

Desde hace tiempo es una idea ampliamente aceptada que leer con poca luz daña la visión, al menos a largo plazo, a diferencia de una lectura bien iluminada, pero lo cierto es que no hay ningún estudio que lo demuestre de forma concluyente. Es por eso que el British Medical Journal lo incluyó en una lista llamada «Siete mitos médicos que los médicos son más propensos a creer». Y además de los médicos, el 56,3% de los profesores encuestados por el BioMed Central estaban de acuerdo en que para mantener una buena salud ocular las personas deben evitar leer con poca luz.

Sí se ha comprobado que las personas que leen mucho o que pasan largos periodos de tiempo con la vista enfocada en actividades que requieren cierta agudeza visual, como coser, o que producen un desgaste en la visión, como podría ser trabajar todo el día delante de un ordenador, tienen tendencia a desarrollar más miopía, pero no parece que el grado de iluminación empeore de forma significativa esa tendencia. En lo que se refiere a la lectura, lo que hace que aumente la miopía es leer en exceso, con independencia de la luz que usemos. Con todo, aunque se haya establecido una correlación entre entre el trabajo de cerca y el desarrollo de la miopía, no se ha demostrado de forma científica que exista una causalidad entre ambos. La hipótesis más plausible y aceptada es que el esfuerzo constante de los músculos enfocando el ojo y estirando el globo ocular, a lo largo de los años, causa un alargamiento permanente del este, lo que hace que la persona desarrolle miopía a medida que envejece.

Leer con poca luz parece aumentar la fatiga visual, lo que ha llevado a la conclusión de que el problema de la miopía se agrava. Se cree que la razón por la que leer con poca luz aumenta la fatiga visual es porque los ojos tienen que trabajar mucho más para enfocarse en las palabras. El iris intenta abrir la pupila lo máximo posible para que entre más luz, mientras que el ojo trata de enfocar esa pequeña cantidad de iluminación en la retina para que se pueda distinguir entre las palabras. Según Howard Howland, profesor de optometría de la Universidad de Cornell, esto hace que los músculos se extiendan más de lo normal para enfocar todo lo que se lee

Independientemente de que se lea con poca o con mucha luz, leer durante lardos periodos de tiempo genera fatiga visual, que no es nada especialmente grave y que se soluciona descansando los ojos de vez en cuando. Basta con tomarse un descanso de vez en cuando mirando algo que esté lejos si has enfocado la vista en algo que esté cerca. Como norma general, es recomendable tomarse un descanso durante uno o dos minutos en períodos de entre quince y treinta minutos. Además, cerrar los ojos cada minuto ayuda porque, mientras se lee, por lo general se pestañea aproximadamente la cuarta parte de lo que se hace normalmente, de modo que los ojos tienden a resecarse. Como no es fácil desarrollar el hábito de pestañear mientras se está concentrado, el método de cerrar los ojos tiende a funcionar.

La gran diferencia, por tanto, entre leer en un entorno bien iluminado y hacerlo con poca luz es que en el segundo caso aumenta la fatiga visual, que desaparece simplemente descansando los ojos. Eso explica que durante siglos las personas hayan leído a la luz de las velas sin que se produjera un deterioro significativo de su visión. De hecho, más bien ha sucedido al contrario: la tasa de miopía parece estar en aumento a pesar de contemos con los medios para tener luz artificial más potente. Eso sí, uno de los grandes peligros al que nos expondremos leyendo con poca luz es quedarnos dormidos antes de tiempo.

Comentarios

comentarios