Algunas de las 729 estupas en el templo Kutodaw. Cada una alberga una página del libro (Fuente).

Al hablar del libro más grande del mundo, uno pensaría en algún ejemplar al estilo del Atlas Klencke, de casi dos metros dos metros de tamaño ‒y recientemente digitalizado por la Biblioteca Británica‒. Sin embargo, el libro que está considerado como el más grande del mundo es muy distinto a cualquier ejemplar convencional. A pesar de ser raro y valioso, no está guardado bajo llave en un almacén o en una cámara acorazada de una biblioteca convencional, sino que se encuentra disperso a lo largo de seis hectáreas en la pagoda Kutodaw, al pie de la colina Mandalay, en Birmania.

Pagoda central (Fuente).

Y es que este libro no está formado por páginas de papel al uso sino por tablas de piedra de 107 centímetros de ancho, 153 centímetros de alto y 13 centímetros de espesor. En total son 729 estelas, que fueron colocadas dentro de un pequeño santuario cada una, un templo llamado kyauksa gu, con una gema preciosa en la parte superior, todas ellas alrededor de la pagoda dorada central. El conjunto, considerado simbólicamente el libro más grande del mundo, constituye una biblioteca a cielo abierto única en su género. A esas 729 tablas hay que añadir una última, situada en la esquina sureste del primer recinto, donde se registra cómo surgió todo.

Estupas organizadas alrededor de la pagoda (Fuente).

La construcción del libro comenzó en 1860, en un gran cobertizo cerca del Palacio de Mandalay, durante la monarquía del rey Mindon. Cuando Mindon llegó al trono de Birmania en 1852, el país llevaba ya 28 años expuesto a la colonización inglesa. El rey, consciente de que la nación vive sus últimos años de independencia, consagró los 25 años que duró su reinado en tratar de consolidar su poder. Preocupado por la posibilidad de que las enseñanzas de Gautama Buda se perdieran para siempre con la invasión de los británicos, el rey concibió la idea de preservar todo el texto del Tripitika, obra clave del budismo terabadiano conservado en lengua pali, inscribiéndolo en enormes losas de piedra.

Varias estelas (Fuente).

Para completar todo el libro, en primer lugar los escribas copiaron cuidadosamente en mármol el texto del Tripitika guardado en las bibliotecas reales para los albañiles. Un escriba tardaba unos tres días en copiar el anverso y el reverso del texto mientras que cada albañil completaba una media de 16 líneas por día. Todas las estelas se completaron y se abrieron al público en mayo de 1868. Cada tabla tiene entre 80 y 100 líneas de inscripción, originalmente rellena con pan de oro. Cada una de las páginas contenía el texto en pali acompañado de su traducción en birmano, debido a que Mindon pretendía que el Tripitika fuera accesible a todo el mundo, con independencia de su formación.

Una de las tablas de piedra (Fuente).

Después de la muerte de Mindon, asesinado en 1878, los templos de la colina de Mandalay y de la pagoda Kutodaw son abandonados a su suerte. Con la invasión británica, todas las piezas de oro, las gemas y el resto de objetos de valor fueron sustraídos de los santuarios. A día de hoy la pagoda Kutodaw se conserva en buen estado. Los escritos están ahora marcados con tinta negra, hecha con ceniza. Se puede decir que más de 100 años después de su construcción, el libro más grande del mundo se mantiene en buenas condiciones.

Detalle de la inscripción de la página 83 (Fuente).

Pasillo (Fuente).

Comentarios

comentarios