¿Hay vida más allá de las redes sociales?

Si es “GRATIS” es que eres el producto.

En otros anteriores artículos ya he hablado del efecto dopaminérgico de los Me gusta y las notificaciones y recibir un mensaje y todos estos estímulos que nos enganchan a las redes sociales como una mosca cae en la tela de araña. También he comentado alguna vez que si es Gratis es que somos el producto, y esto cada vez se ve más claro porque por fin se habla de ello en los medios de comunicación de toda la vida, que parece que van tres pasos por detrás en la apertura de información, quizás porque una de sus funciones sea la de distraer y hacer ruido dentro de nuestras mentes para que no nos quede espacio para la reflexión.

Decía que de estas cosas ya he hablado otras veces, y ahora lo que me apetece es dejar divagar mis pensamientos desde afuera, una vez que me he salido hace un mes de todos los grupos de WhatsApp en los que aún estaba y haber eliminado la cuenta de Facebook definitiva y permanentemente, que en realidad no quiere decir nada porque en 5 minutos puedo volver a tener una nueva cuenta vacía.

Me puedo centrar en cómo se ve el bosque de Facebook y WhatsApp desde fuera del mismo y no puedo hablar de otras redes sociales como Twitter o Instagram porque nunca he tenido usuario en ellas.

Desde el bosque no se ve el bosque:

Hace aproximadamente un mes decidí Desenredarme y siempre que ha pasado esto es porque me estaba dando cuenta de que invertía demasiado tiempo en lo que han llamado el síndrome FOMO, que son las siglas de Fear of missing out, que quiere decir Miedo a perderse algo. Como veía que leer las cosas que no me interesaban de los grupo y ver lo que mis amigos virtuales compartían en sus muros me hacía cada día un poquito menos libre, como le pasa al fumador después de cada cigarro o al alcohólico entre copa y copa con su pequeña subida y su posterior mayor bajada, decidí no buscar un término medio, que contiene las mismas letras que Miedo, porque es el miedo a perderse algo o el miedo a quedarse de lado en un grupo o incluso el miedo a perder el contacto con personas que ni siquiera conocemos lo que me mantenía enganchado a esas redes de servidumbres a cambio de nada, corté con ello de forma radical, porque no suelo saber hacer las cosas de otra forma, y después he tenido que ponerme en contacto con algunas personas con las que tenía conversaciones iniciadas o que son el 5% de los compañeros virtuales que de vez en cuando decían cosas que sí me interesaban… pero nada grave, no hay miedo de perderse nada ni de perder a nadie que quiere seguir en nuestra vida.

Por algún sitio he visto alguna vez que en los últimos tiempos la información se incrementa exponencialmente cada día tanto como hace siglos cada 100 años, pero no he encontrado los datos exactos y en su lugar he encontrado otra gráfica que explica el por qué.

Como me suele pasar cuando me pongo a escribir un artículo a partir de una idea sin hacer un borrador de lo que quiero contar voy de la idea original hacia un lado que me lleva a otro y luego a otro, pero en este caso ya he avisado arriba que iba a Dejar divagar mis pensamientos, así que no voy a ceñirme demasiado al tema en lo que sigue, y es que tengo varias ventanas abiertas en mi explorador y las quiero ir cerrando a medida que os las pongo aquí todas seguidas.

Mis pensamientos a partir del título que decía Salirse de los grupos de WhatsApp y eliminar la cuenta de Facebook, y los subtítulos de ¿Hay vida más allá de las redes sociales? y Si es “GRATIS” es que eres el producto, han continuado por aquí:

  • Dopamina y adicción a Facebook, un artículo de El mostrador que explica muy por encima el asunto.
  • ¿Qué es el FoMO? ¿Miras sin parar el móvil para ver qué se cuece en las redes sociales? Pues sigue leyendo… Esto es de la revista Muy Interesante, también cortito con una idea general.
  • El concepto de FANG, es decir el futuro marketing controlado por los 4 grandes que se estiman tendrán el monopolio en el 2025, a saber, Facebook, Amazon, Netflix y Google o lo que es lo mismo F.A.N.G. Una frase, aunque se podrá escribir mucho sobre el tema: “Para qué sirve un anuncio en televisión que lo vea todo el mundo… Cuando en realidad quiero un anuncio para esa persona específica que está pensando en viajar a Maldivas”.
  • En este punto mis pensamientos han ido a un dato que me sorprendió mucho hace poco, y es que decían que el 96% de los medios de comunicación mundiales están controlados por la misma persona… Y he buscado justo esa frase en Google y os pongo un artículo de los muchos que han salido en la pantallita: La mejor manera de controlar la oposición es siendo la oposición.
  • Y esto me ha llevado a buscar sobre el sionismo y la familia Rothschild.

Finalmente algún cortocircuito mental me ha llevado a acordarme de la película titulada Idiocracy, que si no la habéis visto os digo que merece la pena, aunque si estáis muy ocupados con vuestras vidas y queréis un resumen vale con ver la idea general en este trailer.

 

Comentarios

comentarios