La Flor de la Vida contiene dentro de sus proporciones todos y cada uno de los aspectos de la vida que existen. Contiene cada fórmula matemática, cada ley de la física, cada armonía de la música, toda forma de vida biológica incluyendo tu cuerpo específico. Contiene cada átomo, cada nivel dimensional, absolutamente todo lo contenido en universos de forma de onda, Drunvalo Melchizedek.

La flor de la vida es el índice y escenario de En el estanque de las flores de loto.

El círculo que lo rodea es el propio estanque, el agua, y lo que he pintado de verde son los bancos de ladrillo, pájaros y peces, patos y flores de loto del jardín y el estanque. En el centro está el protagonista de la historia, un árbol solitario en medio del jardín inaccesible en el centro del estanque. Cada círculo será un personaje.

Para empezar fijaos en el pétalo que he pintado de rojo abajo a la derecha, sobre el 4 de los relojes de agujas. Es la pequeña historia de cuando Pedro se encontró con el escritor lento y hablaron de literatura…

Días atrás Pedro estaba una tarde soleada de principios de verano sentado en un banco del estanque de las flores de loto a la sombra de las buganvillas absorto mirando una paloma en la rama del árbol solitario del centro cuando un perro saltó en el estanque asustando a los patos y los peces dorados del fondo. El dueño había errado el tiro de la pelota de tenis baboseada y el perro la siguió, salió con ella en la boca y se sacudió para secarse, salpicando a Pedro que estaba allí cerca con un libro abierto en la página 88. El hombre le pidió perdón y permiso para sentarse cerca y le preguntó por el libro que Pedro estaba leyendo. Hablaron de la raza de la perra, del tiempo y de la historia de la ciudad. El hombre era un recién jubilado que paseaba dos veces al día a la perrita por el parque y se detenían en el estanque a jugar a tirar la pelota a una fuente cercana, también había sido profesor universitario más de 30 años, y ahora enseñaba historia en la prisión más cercana, dos días a la semana. Era un tipo interesante que además había escrito dos libros, de forma lenta y minuciosa, como él decía, Hasta que el propio texto decide que ya está cerrado definitivamente.

Días más tarde quedaron para intercambiarse libros en el mismo lugar y hablaron de literatura. El escritor lento le contó cómo, quizás por su formación como dibujante, veía los textos en forma geométrica, y en el caso concreto del libro que le había traído era una espiral descendente por la que el personaje principal iría bajando progresivamente hacia el infierno. Pedro quedó en leerlo y volver a quedar para seguir hablando de libros.

En esa misma conversación hablaron de cómo un escritor se mete en la vida de sus personajes, y Pedro puso de ejemplo cómo un día de viento el árbol del centro del estanque sentiría en sus hojas las caricias, o se estremecería de miedo en las noches de tormentas con rayos amenazadores. Pensó que sería interesante escribir una historia con un árbol como narrador y personaje central que lo sabe todo de los personajes que le rodean, y que ve más allá de lo que esos personajes ven y sienten a través de sus sentidos limitantes.

Otro día Pedro fue a ver el árbol e imaginar el escenario de su próximo proyecto, e hizo muchas fotos de un ángulo y otro. También leyó sobre el nacimiento de otro árbol explicado muy bien en un libro de un tal Mauro de Vasconcelos, y lo tradujo del portugués para incluirlo como introducción…

Sólo le faltaba una figura geométrica que sirviera para ayudarle con el texto y que representara lo que quería contar con los personajes que se irían encontrando en el estanque de las flores de loto. Él cree que la idea de la flor de la vida y el estanque y las flores de loto y poner justo en el centro de la figura al árbol del centro del jardín, se cree que todo eso es idea suya, el pobre no se entera que nada más que ira tecleando lo que yo le vaya contando cada vez que pase por aquí.

Comentarios

comentarios