CMIT ReART/Universidad Kasetsart

A lo largo de la historia, los artistas han utilizado una enorme variedad de herramientas para crear sus obras maestras, desde el uso de óleos en el Renacimiento hasta los objetos más inusitados con los ready-mades de Marcel Duchamp. Según Andrew Conru, fundador de RoboArt, el certamen anual de arte hecho por robots, el uso de esta tecnología es el siguiente paso lógico en el camino de la evolución artística.

CloudPainter/RoboArt

En su tercera edición, que ha finalizado en mayo, han sido presentadas a RobotArt más de cien obras realizadas por diecinueve equipos de todo el mundo. El único requisito es que haya un robot implicado en la ejecución de la obra; a partir de ahí, hay una cierta libertad en los trabajos, desde el uso de Inteligencia Artificial hasta la participación humana directa a través de un brazo robótico, ya sea controlado manualmente o a distancia. Es posible verlas todas en la galería online.

CARP Worcester Polytechnic Institute

El artista e ingeniero estadounidense Pindar Van Arman quedó en primer lugar gracias a sus retratos abstractos generados por Inteligencia Artificial y una versión de Casas en L’Estaque de Paul Cezanne. Van Arman hace una interesante reflexión sobre la autonomía de sus sistemas de arte generativo, apuntando la posibilidad de que estén desarrollando por sí mismos la creatividad. El segundo lugar fue para el equipo PIX18 / Creative Machines Lab de la Universidad de Columbia, con su colección de obras de arte impresionistas reinterpretadas. Por último, el tercer lugar lo ocuparon miembros de la Universidad Kasetsart de Tailandia, con un robot que registra la posición, el movimiento y la fuerza ejercida sobre el pincel de un pintor para recrear con precisión una obra de arte. Los ganadores fueron elegidos por una combinación de votación popular y de jurado experto formado por artistas, críticos e ingenieros.

Creative Machines Labs/Universidad de Columbia

Muchos críticos de arte creen que la intromisión de la Ingeligencia Artificial y del arte hecho por robots es un insulto a la creatividad humana, pero Conru sostiene que la tecnología solo es una ayuda para crear un arte mucho más ambicioso. Del mismo modo que la cámara fotográfica no invalidó a los retratistas, ya que estos trataban de capturar una emoción más profunda en lugar de una copia perfecta del modelo, escribe Conru, el arte generado por robot debería ser respetado no solo por su creatividad sino porque es una muestra de nuestra experiencia humana compartida.

Comentarios

comentarios