¿Libros gratis? Posiblemente algún que otro lector haya levantado una ceja al respecto, como la muchacha de abajo. Lo cierto es que sí, hay editoriales que envían sus novedades a algunos periodistas, youtubers o escritores a fin de que estos los lean. Yo estoy en este último grupo, y de tanto en tanto alguna editorial contacta conmigo por si quiero leer algo.

libros-gratis-hablar-bien-de-ellos-soborno

A veces soy yo el que pide un volumen específico porque creo que encajará en la línea editorial que trabajaré el próximo mes. Pero de nada me sirve una casa repleta de libros gratis que no leeré. Fruto de una ética que llevo al límite, no solicito libros que no vaya a tratar o que no aporten valor al trabajo que realizo. A mis lectores. Tampoco hablo bien de libros malos, ni mal de libros buenos.

De ellos saco notas, citas para artículos e incluso alguna que otra entrevista como una que hice a Marc Argemí, experto en datos, a Andy Stalman, que busca humanizar la tecnología, a Luis Pérez-Breva, innovador en el MIT, o a Pablo Rodríguez, director ejecutivo de Telefónica Innovation Alpha, entre otros.

Me he leído todos sus libros este año. Libros que recibí de forma gratuita porque a mí me interesaba hablar con los autores y a la editorial que se hablase de ellos. Conseguí una entrevista que me reportó beneficio, y la marca consiguió publicidad a un coste realmente bajo. Todos quedamos contentos.

¿Reseñas positivas a cambio de libros?

Esta relación simbiótica es muy frecuente en el mundo editorial, pero algunas marcas poco éticas, por decir algo, dejan de enviar ejemplares si en algún momento has hablado mal de un libro suyo. E incluso piden de antemano una reseña positiva. Y claro, eso ya no es una crítica, es un soborno, una estafa, extorsión… o una relación comercial. Como cuando un profesor de universidad te obliga a comprar su libro.

“Yo te doy libros gratis, pero tienes que hablar bien de ellos” dicen con palabras tan rebuscadas como “en base a la calidad de la reseña nos plantearemos futuros envíos”. ¿Por qué hablo sobre este tema hoy en el blog? Porque el viernes pasado recibí una magnífica propuesta de una editorial bastante grande en EEUU.

libros-gratis-resena

La propuesta es como sigue: ellos me envían un libro que tengo que leerme me guste o no (no lo puedo elegir) y del que tengo que hacer una buena reseña en un espacio “de gran impacto”. Por supuesto, en el plazo de “una semana después de su envío”. Además, la reseña ha de ser positiva. Tras su entrega, ellos medirán su valor y me dirán si les sigue interesando o no trabajar conmigo.

Por supuesto, no tengo ningún interés en trabajar con ellos. Es probable que este método os suene. Algunos vendedores de Amazon lo estuvieron haciendo hasta que les pillaron y denunciaron desde la plataforma. Ellos recibían productos gratuitos a cambio de reseñas de cinco estrellas. Lo que se conoce como un timo, vaya: la compra de reseñas.

¿Es ético recibir libros gratis y hablar de ellos?

Por lo que a mí respecta: sí, siempre que se cumplan unas condiciones mínimas de trabajo. Por ejemplo, no mentir en la reseña. O no tratar de colar por bueno un libro que no lo es. Si la editorial tiene presente que la reseña puede ser tan crítica que resulte negativa (que es algo que puede ocurrir si el lector compra el libro) no hay conflicto ético ninguno. Solo una apuesta.

El regalo de libros se convierte entonces en un posible intercambio y una inversión a fondo perdido. La esperanza de una marca de recibir publicidad a bajo coste y con una calidad, de media, bastante baja. Porque el que recibe el libro no está obligado a hacerlo mejor. El libro, que cuesta 10, 20 o 30 euros, no compensa más de una hora de trabajo en una reseña.

libros-gratis-critica

Yo he recibido libros de editoriales cuyos sobres siguen sin abrir o que directamente he terminado por donar. Me los envían porque escribo en blogs de alto impacto, pero a mí no me interesa perder el tiempo con libros que no me tocan la fibra. Es por eso que de tanto en tanto acabo pidiendo alguna novedad específica para su discusión por la red, y quien lo envía sabe a qué se atiene.

También hay otra forma de trabajar por parte de las editoriales: pagar por servicios. Contratar a críticos profesionales y pagarles, primero, por que se lean el libro; y segundo por que redacten una reseña. Y luego que la editorial decida si se publica o no se publica. Pero ojo, hablamos de una inversión importante. Son muchas horas de lectura y redacción, y hay que abonarlas.

 

Imágenes | JoelValveJonas Jacobsson, Ali Yahya

Comentarios

comentarios