Si no habéis visto la primera temporada os la recomiendo; si no habéis visto la segunda temporada os recomiendo ver los tres primeros episodios y pasar directamente al décimo y final. La tercera temporada se prevé para el 2020.

Atención, el texto está lleno de spoilers.

La primera temporada la vi en un fin de semana y me pareció de lo mejorcito que había visto en mucho tiempo; la segunda temporada la terminé de ver hace unos días, y del capítulo 4 al 9 me aburrió profundamente. Os voy a contar mis apreciaciones.

En un futuro que podría ser cercano existe un parque de atracciones para ricachones aburridos en donde los anfitriones son máquinas que es casi imposible distinguir de los humanos. Estos robots no pueden herir a los huéspedes del parque. Los humanos van allí a jugar a ser vaqueros, comportandose sin límites hacia lo salvaje y expresando libremente su lado más oscuro: matando, pegando y violando sin consecuencias…

Esa es la premisa inicial de la serie.

La primera temporada nos presenta los escenarios y los protagonistas y va poco a poco desvelando los que son humanos y los que no. Las máquinas viven cada día en una trama con un guión previamente establecido; algo así como estar Atrapados en el tiempo y vivir cada día el mismo día de la marmota, que varía en función de las interacciones con los humanos invitados.

Lo interesante de esto es que un par de personajes comienzan a recordar sueños o realidades confusas que les indican que eso ya lo han vivido. Perciben que existen, y pasan a cuestionar el sentido de su existencia.

Déjà vu

Ahí empieza la cosa a ponerse interesante, y es entonces donde algunos de los anfitriones empiezan a tomar conciencia de lo que son, es decir máquinas programadas para repetir cada día la misma historia de la que no van a volver a acordarse al volver a abrir los ojos tras terminarse el día si todo ha sido aburrido y no han participado en ningún altercado que les lleve a morir, o si esto ha pasado, despertando de nuevo a la vida (tras pasar por el taller de reparaciones y puesta a punto) en un nuevo día idéntico a los demás, pero sin recordar que es así.

La primera temporada es más o menos esto de adivinar quién está en el parque porque es un invitado y quién es una máquina, y si lo es intentar adivinar si va a ir intuyendo o descubriendo pistas de su propia identidad.

Creo que los guionistas de la historia, que supongo es fiel al libro de Michael Cripton en la primera temporada, pretenden hacer un paralelismo entre el descubrimiento de la propia identidad y conciencia por los robots más avanzados espiritualmente, o dicho de otra forma, las máquinas con errores de programación que les permiten ver detalles de vidas/días anteriores de su historia en el parque.

Esta temporada inicial termina con la presentación de una nueva trama, reuniendo para la gran velada a mucha gente trajeada y vestidos de gala. Pero lo que no se esperan es que el alma mater del parque sea suicidado por la anfitriona protagonista, que es la primera en enterarse de su propia identidad no humana. Y la escena final, apoteósica, apareciendo todos los anfitriones tras la maleza como en un ataque sorpresa en alguna guerra antigua, disparando sin cuartel a diestro y siniestro… Y fin.

2ª temporada

Muchos mes después, y tras haberme enganchado a la serie y tener ese final aún tan presente, comencé a ver la segunda temporada ansioso por saber qué pasaba al caerse la primera norma de no hacer daño a los huéspedes/humanos.

Otros 10 capítulos, de los que como he dicho disfruté mucho de los 3 primeros, en los que la historia continúa donde se quedó y las máquinas toman el mando de sus propias decisiones y emprenden una guerra por su propia libertad en contra de los humanos y los dirigentes del parque.

Lo interesante de esto es seguir descubriendo quién que creíamos era un humano, de verdad es otra máquina, pero que sabe que los otros son máquina y que él mismo también lo es. Esto está interesante, pero lo que de verdad es entretenido en esos primeros 3 capítulos de la segunda temporada es el juego de saber si lo que está pasando es del presente o del futuro, y descubrir que los que creíamos que eran dos personajes de verdad son el mismo, con 20 años de diferencia.

Esta parte para mi es LO MEJOR de toda la serie, y me parece magistral.

Después no sé si cada nuevo director de los capítulos o los guionistas o no se quién es el que empieza a parecer que no se entera de lo que sucede en el capítulo anterior… Es como si del capítulo 4 al 9 hubieran tirado un puzzle por los aires y al caer al suelo y volver a intentar ordenarlo faltaran piezas y todo estuviera patas arriba.

Estos capítulos me parecen de relleno, porque van presentando la historia individual de muchos de los personajes secundarios y sus tramas, y también descubrimos que Westworld es sólo un parque más, de los varios que hay.

La segunda temporada está construida en dos partes que se van intercalando todo el tiempo. Empieza por un futuro cercano, algo así como el final-final que trascurre 10 días después de la gran noche de gala del final de la primera temporada. Ese final cercano va avanzando de forma lenta, a la vez que la otra parte de la trama también trascurre de forma cronológica, pero a más velocidad, colapsando las dos tramas en el tiempo en el capítulo final de la segunda temporada.

De este capítulo me queda destacar que las máquinas que han seguido a sus líderes cruzan una frontera a otro plano de existencia, en el que dejan el cuerpo físico atrás, y continúan en su historia en un nuevo Edén con posibilidades infinitas por explorar; ya sin los humanos.

Otros personajes mueren, aunque queda claro que en la tercera temporada volverán a la vida. Esto es lo que tiene ser un robot con una conciencia implantada en una pequeña cápsula con forma de huevo que está en medio del cráneo. Esta temporada se caracteriza por no poder dar por muerto a nadie, ni siquiera incluso a los humanos; porque descubrimos personajes que continúan su existencia evolucionando a máquinas.

Esto es interesante, porque puede que si no nos extinguimos como especie, nos pueda pasar que convivamos con inteligencias no humanas con conciencia propia.

Y el final final final es la presentación de la tercera temporada, en la que un personaje principal es algo así como el lado oscuro que quiere terminar con la humanidad para que las máquinas sean libres, y el otro es el que debe evitarlo. A la vez el personaje de Ed Harris, que descubrimos es el dueño del parque, y que lleva años allí encerrado porque como máquina se degradaría fuera de ese entorno controlado, representa la eterna ansia humana por la inmortalidad.

No espero mucho para la tercera temporada… Tengo la impresión de que a los guionistas se les han secaron las ideas en el capítulo 13.

Comentarios

comentarios