La humanidad vive atrapada en recintos llamados ‘bloques’ cuyo muro metálico impide el paso al exterior. Nadie sabe lo que hay al otro lado del muro. Dentro del mismo, los colaboracionistas ayudan a los extraterrestres a mantener a raya a la población local. De los aliens nada se sabe, pero cuando los humanos se sublevan son enviados a La Fábrica, un emplazamiento desconocido del que no se vuelve.

colony serie sin spoilers extraterrestres

Así empieza Colony, una serie de extraterrestres que no va de extraterrestres. El tema principal de la serie trata de cómo la humanidad sería capaz de ponerse la zancadilla a sí misma. Y si conocemos esta posibilidad es porque ya ha ocurrido. No hay régimen dictatorial sin colaboradores, y buena parte de ellos lo hacen a regañadientes, moviéndose en un tono de grises que la serie ha sabido explotar. Polarizar a la población suele ser una estrategia vencedora.

Ni blanco ni negro: me quedo con el gris

Plantéate lo siguiente: vienen los extraterrestres y en la primera noche barren con casi todo lo que existe. En 24 horas no hay ningún gobierno en pie, y no hay ejército que pueda defenderte de lo que viene. ¿Qué harías por proteger a tu familia? ¿Qué harías para conseguir la siguiente ración de comida?

‘Colony’ (2016) arranca tiempo después de que la ocupación de la Tierra haya montado gobiernos provisionales en los bloques. Y lo certero de esta serie es que sabe mostrar el espíritu de conservación personal que hizo posible el alzamiento del totalitarismo en centroeuropa hace décadas. ¿De verdad importa que sean extraterrestres o alemanes?

Si se protege a tu familia, ¿serías capaz de espiar a los vecinos? Basta un solo colaboracionista para que la confianza entre humanos quede fragmentada, como bastaba un solo vecino que denunciase a las SS para que todos echasen las cortinas en la víspera de la alemania nazi.

Colony me quedo con el gris

Colony tiene muchas reminiscencias de aquella época. Si me dan un plato de comida, quizá señale con el dedo a los que se resisten a la ocupación. Al tiempo, los movimientos naturales de resistencia tratan de combatir el miedo con más miedo en dirección contraria. Esto provoca una guerra de colonos, insurgentes y contrainsurgentes.

Nadie está del todo limpio en una comunidad en la que pertenecer a uno u otro bando te marca una diana en la espalda. Todos permanecen en un área gris en la que afirman con la cabeza al tiempo que niegan por dentro. Todos se mienten. “Hago esto por mi familia”. “Lucharía, pero tengo miedo”.

Recuerda: el totalitarismo siempre puede volver

Colony es una serie sobre humanos. Los alienígenas son solo una excusa artística, y usan la polarización de la población porque dividir es más fácil que unir. Cuando el miedo se ha sembrado y se han definido los contornos de los bandos, es fácil señalar al resto como “Los otros”. Y ya tenemos conflicto.

colony serie sin spoilers nazi ocupacion

Quizá la serie no merezca la pena a nivel de actuación, guion o formato, pero nos enseña una valiosa lección que no debemos olvidar: el totalitarismo siempre puede volver. Si alguna vez te has preguntado cómo pudieron vecinos alemanes denunciar a los judíos, esta serie es capaz de iluminar esta oscuridad.

Los colaboradores no buscan ser partícipes activos de la colonización de la Tierra por parte de sus nuevos amos; pero una vez se pone en marcha el gobierno de la Autoridad Provisional de la Colonia, el movimiento no puede frenarse. Los roles se afianzan, el miedo crece. Los extraterrestres ni siquiera tienen que pasear entre las personas. Ellas solas se encargan de destriparse entre sí.

No estar con alguna de los polos implica estar contra ambos, y la tensión crece en la zona gris. Ahora, no estar con nadie puede ser peligroso. Unirse a un bando genera confianza, incluso aunque no se esté de acuerdo con sus causas. Cambiar de bando surge como una necesidad, y entonces todo se vuelve pantanoso.

Si no estás conmigo…

panopticon colony espiar a tus vecinos

El vecino señala al vecino para evitar colocarse a sí mismo la horca. Si colaboras, te va bien. Colabora, y tu familia recibirá la siguiente ración de comida. No lo hagas, y podrías tener problemas. El discurso de los extraterrestres y el movimiento de resistencia es el mismo: no te pongas en medio. No pactes con el enemigo.

Colony es una serie que me ha enseñado que todo puede torcerse lo suficiente como para que el orgullo personal y los valores se vuelvan maleables. Afirmar que uno nunca haría algo carece de validez cuando ocurre, momento en que todos somos animales. Resulta difícil moverse cuando todos tus vecinos pueden estar mirando. El panóptico está servido.

Precisamente con el nombre de ‘panóptico’ uno de los capítulos de Colony incorpora la imagen de arriba. El panóptico (panopticon) es una estructura carcelaria en la que los presos podían ser observados en todo momento, pero en la que estos últimos no sabían cuándo esta observación se hacía efectiva. La paranoia está servida. La desconfianza, también.

Recomiendo encarecidamente la serie no porque sea excepcional, sino porque es diferente. Usan a los extraterrestres como una herramienta argumental, pero si echamos la vista a nuestro pasado comprobamos que no nos hace falta ninguna invasión. Podemos hundirnos nosotros solos.

 

Imágenes | Colony

Comentarios

comentarios