La capacidad de sorprenderme que tiene Alejandro Jodorowskyel cineasta, guionista de cómic y mago que no necesita presentación, parece ilimitada aún a sus noventa años de edad. Reservoir Books lleva un tiempo reeditando en formato de lujo e integral algunas de las mejoras obras del cómic del autor chileno; ya han visto la luz El Incal, Juan Solo La casta de los Metabarones y ahora le toca el turno a este cómic que yo desconocía, pero que viene amparado por el extraordinario dibujo de Moebius.

La loca del sagrado corazón nos narra las desventuras de Alain Mangel, un profesor universitario de filosofía, que deja embarazada a una de sus alumnas. Hasta ahí, todo “normal”. La rareza al estilo Jodorowsky viene porque la muchacha se empeña en que su hijo será la segunda llegada de Juan Bautista a la Tierra, quien precede la segunda llegada de Cristo, y obliga al sufrido profesor a embarcarse en un absurdo viaje junto con un traficante de drogas y otra muchacha embarazada para cuidar de ambas hasta que den a luz a los salvadores de la humanidad. Una rareza muy propia del cineasta, padre de la psicomagia, para una obra atípica dentro de la producción que le veníamos siguiendo.

Acostumbrado a leerle, sobre todo, en ciencia ficción, La loca del sagrado corazón es un viaje lisérgico y surrealista sobre la filosofía, la religión y el sexo, encarnando en el profesor el patetismo y la parodia. Una obra que no sabe si tomarse enserio, si es una pantomima, o si cree realmente en sí misma, con escenas que arrancan genuinas carcajadas y giros de guion que echan por tierra cualquier aproximación lineal a la trama. Este es un cómic que perfectamente podría haber sido una película del autor, llena de simbología, de provocación, de imágenes inducidas por la meditación y las drogas…en fin, todo lo que nos gusta de Jodorowsky. Y es que la provocación, sobre todo en los tiempos que corren, cumple en esta obra una función mayúscula, señalando con lupa algunas ideas inmorales y censurables que aquí se dejan tentar al lector.

Con la soltura del dibujo de Moebius, alejado aquí del estilo fantástico y más cercano a sus días de Blueberry, el color y la elección de las viñetas en este tomo integral resulta hermoso y cumple su función: recrea algunos paisajes parisinos encantadores, como la universidad de la Sorbona, con exquisito detalle, para después aplicar a los personajes esa suerte de aspecto caricaturesco que predomina en su obra conjunta con el autor chileno. Y es que treinta años de colaboración dan para mucho, y el tándem Jodorowsky-Moebius ya es reconocible allá donde vaya y admirado.

Cierto es que el lector más profano y conservador en cómic no debería enfrentarse a esta (ni a ninguna) obra de Jodorowsky sin una advertencia: la irreverencia es el camino, aunque no la meta. El discurso del autor no es vacío y provocador porque sí. Meterse en hablar de alumnas de instituto que son forzadas por profesores, o que buscan serlo, es algo escabroso hoy día. Entiéndase la obra en su contexto: la provocación siempre ha sido una máxima en el autor y esta es una gran representación de los temas que tanto gustan en la psicomagia. Quizás este no sea el mejor primer cómic que leer de Jodorowsky, y menos aún de Moebius. Para los que se quieran iniciar en estos lances, les recomendaría primero El Incal. Y, cuando entiendan los códigos en que se mueve el arte de Jodorowsky, entonces sí, recomiendo a todo lector La loca del sagrado corazón. 

La edición se presenta en tapa dura, a color y en formato grande. Me gusta que la editorial haya elegido por un formato un poco mayor para publicar cómic europeo (mayor en cuanto a altura, me refiero) ya que se disfruta mejor. Aún recuerdo aquellas terribles ediciones de Blueberry de periódico que venían en formato bolsillo y con las que no podía admirarse la viñeta. Reservoir Books le está poniendo mimo a esta biblioteca Jodorowsky y se nota. Se aprecia el respeto máximo por el color original y el asequible precio.

La loca del sagrado corazón me ha descolocado a muchos niveles. No puedo por menos que recomendarle a todo el mundo la obra de Jodorowsky en cómic, pues aunque en cine es donde provocó una auténtica revolución, creo que es en esta disciplina donde el autor ha aportado sus mejores trabajos. Esta reedición no es, ni mucho menos, una excepción a la norma: estamos ante un cómic más personal, quizás, que ahonda en temas que el psicomago trata desde su vida personal, y vuelve al discurso religioso y sexual, pero también a la comedia, al absurdo, al más sentido surrealismo.

Comentarios

comentarios